Saltar al contenido principal
Unión Europea

Italia cierra de nuevo sus puertos a embarcaciones con migrantes

Migrantes descansan a bordo del Aquarius en camino hacia España el 13 de junio  2018.
Migrantes descansan a bordo del Aquarius en camino hacia España el 13 de junio 2018. Karpov / SOS Mediterranee/handout via REUTERS
Texto por: RFI
3 min

El gobierno italiano prohibió a dos embarcaciones con pabellón holandés, acostar en puertos de Italia, en tanto que el Aquarius, que transporta 629 migrantes deberá llegar el domingo a España. Francia ofrece acoger a algunos de ellos.

Anuncios

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, prohibió el acceso a puertos italianos a dos embarcaciones fletadas por una organización no gubernamental que portaba pabellón holandés. Según el líder de ultraderecha, los barcos Lifeline y Seefuchs llegaron frente a las costas libias "a la espera de seres humanos abandonados por los traficantes". No se conoce el número de migrantes que transportan las embarcaciones ni hacia dónde podrían dirigirse ahora;

Salvini precisó que su país "no quiere ser cómplice del negocio de la inmigración clandestina", por lo que las embarcaciones y "deberán buscar otros puertos hacia dirigirse".  La negativa de Italia podría provocar un nuevo drama luego que el pasado 10 de junio rechazó acoger al barco Aquarius que transporta 629 migrantes de origen africano, que debió desviar su ruta hacia España donde el gobierno de Valencia ofreció acogerlos. Se espera que esta embarcación toque tierra española mañana domingo.

Italia ha recibido unos 600 000 migrantes desde el 2013. Aunque el flujo de personas desamparadas, en peligro o que simplemente buscan escapar de la violencia y la miseria de sus países se ha reducido sustancialmente éstos dos últimos años (algo más de 9 000 llegaron entre enero y mayo), Roma estima que no puede seguir cargando sola con un peso que debería ser distribuido entre todos los países miembros de la Unión Europea, posición que rechazan sobre todo los países de Europa Central y del Norte.

Tras el encontronazo diplomático de inicio de semana entre el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente del Consejo de Ministros de Italia, Giuseppe Conte, por el rechazo italiano a recibir al Aquarius, ambos acordaron hacer las paces durante una reunión en Paris el 15 de junio. Macron y Conte se pronunciaron por modificar el sistema llamado de Dublín, que significa que todos los estados miembros de la Unión tendrán la posibilidad de enviar de vuelta al primer país donde hayan llegado a solicitantes de asilo que llegaron a Europa a través de este país. El tema será uno de los platos fuertes del Consejo Europeo a finales de mes. Ambos mandatarios quieren que los otros países de la Unión Europea compartan de manera equitativa el esfuerzo de acoger a los migrantes.

Por su parte el Aquarius y las otras dos embarcaciones que vigilan su recorrido sigue su ruta hacia Valencia donde es esperado este domingo. Según las autoridades españolas, el gobierno francés se ha ofrecido para acoger a algunos de esos migrantes. El canciller francés, Jean-Yves Le Drian quien se entrevistó por teléfono con su par español, Josep Borrell el jueves pasado, confirmó la disposición de Francia para recibir sobre su territorio "a los pasajeros del Aquarius que respondan a los criterios del derecho de asilo, después del examen en España de su situación", destaca un comunicado difundido por el ministerio de Europa y Relaciones Exteriores de Francia.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.