Saltar al contenido principal
Unión Europea

Irlanda del Norte, principal escollo del Brexit

El jefe de los negociadores de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, junto a ministros irlandeses, visita la frontera entre las dos Irlandas, que sepearan Armagh del condado de Louth, el 12/05/2017.
El jefe de los negociadores de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, junto a ministros irlandeses, visita la frontera entre las dos Irlandas, que sepearan Armagh del condado de Louth, el 12/05/2017. Fuente: Reuters.
Texto por: RFI
3 min

Los líderes de la Unión Europea se reúnen este miércoles en Bruselas en una cumbre dominada por las negociaciones sobre el Brexit que siguen encalladas en el rompecabezas de la frontera irlandesa. ¿Por qué éste se ha convertido en el principal obstáculo para una salida?

Anuncios

Con Juan Carlos Bejarano, corresponsal de RFI en Londres

La hora de la verdad para el Brexit ha llegado. Sin embargo en el Reino Unido no son muchos los que creen que el gobierno de Theresa May regresará de esta importante y definitiva cumbre europea con un acuerdo de divorcio amistoso que evite un rompimiento total.

La frontera en la provincia de Irlanda del Norte sigue siendo la principal barrera para conseguir un acuerdo que pueden ratificar el parlamento británico y la Eurocámara antes del 28 de marzo de 2019, fecha en la que se va a materializar el Brexit.

Con la salida de Reino Unido de la UE, los 500 km que separan la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda se convertirán en la principal frontera terrestre del país (aunque habrá otra entre Gibraltar y España).

Si el país sale del mercado único y de la unión aduanera, sinónimos de libertad de circulación y normas aduaneras comunes, habrá que instaurar controles fronterizos.

Habitantes y empresas de ambos lados insisten en la necesidad de mantener una frontera tan invisible como sea posible dado que 31% de las exportaciones norirlandesas van a Irlanda (según cifras de 2016) y unas 30.000 personas cruzan diariamente la línea divisoria.

Se teme también que la reinstauración de una frontera con controles policiales fragilice el acuerdo de paz de 1998 que puso fin al conflicto irlandés, con una gran contribución de la UE para reforzar los lazos ente las dos Irlandas.

El As de esta partida definitiva la tiene el partido democrático unionista DUP de Irlanda de Norte, socio clave de Westminster del gobierno de Theresa May sin cuyo apoyo la premier no puede gobernar. El DUP se opone a que esta región quede en condiciones diferentes al resto de Reino Unido ya que la República de Irlanda, entre otros, ha sugerido dejarlo dentro del mercado único europeo para evitar que haya fuertes controles fronterizos o aduaneros.

May ha planteado como alternativa crear un mercado común de bienes británico comunitario. Sin embargo, a los 27 países del bloque no les gusta la posibilidad de que la libre circulación de bienes quede separada de la de servicios capitales y, sobre todo, de personas.

Ante la posibilidad de que no se logre un acuerdo oficial antes de marzo del próximo año es posible que reino unido se plantee aceptar la posibilidad de extender el periodo de transición post Brexit pactado inicialmente por dos años.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.