Saltar al contenido principal
Unión Europea

El nuevo rostro del Parlamento Europeo tras las elecciones

Las dos principales familias políticas, conservadores y socialdemócratas, dejan de contar solos con una mayoría.
Las dos principales familias políticas, conservadores y socialdemócratas, dejan de contar solos con una mayoría. JOHN THYS / AFP
Texto por: RFI
4 min

¿Cómo será el nuevo Parlamento Europeo? Las encuestas confirmaron parcialmente algunas de las predicciones de las encuestas, como el declive de los principales partidos tradicionales y el auge de los partidos euroescépticos, pero la nueva configuración del Parlamento puede resultar complicada.

Anuncios

Escuche el programa especial de RFI con conexiones con las principales capitales europeas y el análisis de Alberto Alemanno, profesor de Derecho europeo y analista de la Escuela de Altos Estudios Comerciales de París (HEC).

“El aumento de los partidos populistas, euroescépticos o abiertamente eurofóbicos tuvo lugar el domingo, pero finalmente en mucha menor medida de lo que se había anunciado", explica Pierre Bénazet, corresponsal de RFI en Bruselas. En total, los tres sólo ganarían unos 15 miembros adicionales del Parlamento de un total de 751 diputados electos. Y la perspectiva de abandonar el Reino Unido privaría a esta familia política del pequeño número de escaños que puede esperar el Partido del Brexit de Nigel Farage. Esto reduciría drásticamente el empuje de los euroescépticos en estas elecciones.

Los conservadores del Partido Popular Europeo (PPE), con 179 escaños frente a los 217 anteriores, y los socialdemócratas, con 150 frente a 186 en el Parlamento saliente, son los mayores perdedores en estas elecciones, desprendiéndose de un total de más de 70 escaños y diciéndole adiós a su mayoría absoluta. Una primicia desde 1979.

Crecimiento de los Liberales

Esta situación los obligará a formar y crear coaliciones con los dos verdaderos grandes ganadores de las elecciones: los Verdes, que ganan 20 escaños (70), y especialmente los Liberales, que suman más de 40 escaños, con 107 diputados gracias, en particular, a la llegada de los diputados de la República en Marcha, y se convierten en uno de los tres principales partidos de este Parlamento. Pero también para estos últimos, un Brexit debería complicar la situación, ya que perderán a los 16 miembros británicos del Partido Liberal Democrático.

Negociaciones para encontrar una mayoría

Los nuevos diputados entrarán en funciones el 2 de julio y, por lo tanto, lo harán en un Parlamento significativamente recompuesto. La familia proeuropea sigue siendo mayoritaria, pero la dispersión de los votos augura difíciles negociaciones entre los grupos, ya que ninguno de los cuatro primeros es capaz de alcanzar la mayoría absoluta sin los otros tres. Por lo tanto, se buscará una coalición que sitúe a los Verdes y a los Liberales en el centro del juego.

Los Liberales de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE), que ahora es el tercer grupo del Parlamento, pretenden desempeñar un papel fundamental en el nuevo hemiciclo.

Tres candidatos a la Presidencia de la Comisión Europea

La cuestión que está en juego en estas negociaciones es también la Presidencia de la Comisión Europea. Tres contendientes entraron en la competición el domingo para suceder a Jean-Claude Juncker. Normalmente, el presidente debe ser elegido de entre la familia política con más diputados, en este caso los conservadores. Pero el líder de la lista conservadora, el alemán Manfred Weber, parecía estar perdiendo terreno el domingo por la noche, lo que podría allanar el camino para unas negociaciones inesperadas que podrían ser favorables a los otros dos candidatos.

En cualquier caso, el candidato del Partido Popular Europeo llamó el domingo por la tarde a formar una coalición europea con los socialistas, centristas e incluso ecologistas.

Lo mismo ocurre con el holandés Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea y candidato de los socialdemócratas. "Quiero trabajar con partidos que realmente entiendan que hay que tomar decisiones audaces sobre el cambio climático, las injusticias sociales, la necesidad de transformar nuestra economía en una economía sostenible, de imponer impuestos a las empresas que no los pagan", dijo. “Y a todos aquellos de los partidos democráticos que comparten nuestras ideas, quiero discutir con ellos y tratar de construir una coalición. Los únicos, y lo he dicho a lo largo de mi campaña, con los que no quiero trabajar son la extrema derecha; nunca estaré de acuerdo con ellos porque no compartimos la misma visión de Europa y la misma visión de la humanidad y el humanismo. Pero todos los demás partidos que comparten nuestra visión de una Europa progresista que debe avanzar, creo que puedo trabajar con ellos”, agregó.

Miembro de la Alianza de los Liberales, la danesa Margrethe Vestager, de 51 años, es la tercera contendiente. "Podemos tener a una mujer a la cabeza de la Comisión", dijo el domingo, abogando también por "una coalición de personas que quieran marcar la diferencia", después de felicitar a los Verdes por su ascenso. Los Verdes, que con 68 votos aparecen como quienes tienen la llave de la puerta de la Presidencia.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.