Polonia - Elecciones

Polonia, en camino hacia las elecciones presidenciales en plena epidemia

Andrzej Duda habla durante una rueda de prensa tras una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, el 3 de febrero de 2020 en Varsovia
Andrzej Duda habla durante una rueda de prensa tras una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, el 3 de febrero de 2020 en Varsovia AFP

El presidente conversador Andrzej Duda, que aspira a la reelección, insiste en que se lleve a cabo la primera vuelta de la elección presidencial del 10 de mayo, fecha en que la epidemia de coronavirus podría llegar a su punto máximo en Polonia. La mayoría de derecha se fractura.

Anuncios

La epidemia de coronavirus y la cuarentena de la población condujeron a varios países (Bolivia, Francia) a postergar elecciones. Polonia, en cambio, mantiene su cita electoral del 10 mayo para designar a su próximo presidente de la República.

El mandatario saliente, el derechista Andrzej Duda, y el primer ministro, también ligado al partido ultraconservador Ley y Justicia (PiS), insisten en que se realice la primera vuelta de la elección presidencial el 10 de mayo pese a la epidemia.

Voto por correspondencia

Los candidatos opositores piden postergar los comicios, y varios alcaldes de oposición amenazan con no organizar los comicios para evitar los contagios. Pese a ello, el oficialismo polaco se ha negado a aplazar el voto.

“El oficialismo insiste en que hay que cumplir con el calendario electoral. Por lo tanto, propone que todos los electores puedan ejercer su voto por correo. Hace poco, se votó una enmienda para habilitar a votar por correo las personas que están en cuarentena o las personas mayores de 60 años. Era una primera respuesta del gobierno ante la epidemia. Ahora, el gobierno quiere extenderla a los 30 millones de electores”, observa Aleksandra Sojka, investigadora de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid.

Pawel Zerka, experto del Consejo Europeo de Relaciones Internacionales, instituto de análisis basado en París, estima que un eventual voto por correspondencia minaría la legitimidad del próximo presidente. “Hay muchas dudas sobre si el voto por correspondencia es técnicamente posible. Hablamos de 30 millones de votantes en un país, Polonia, que nunca ha hecho una cosa parecida. No sabemos si podemos tener la confianza en la capacidad del sistema de correos. Y habría dudas sobre los resultados de las elecciones. Hay países donde se suele hacer eso. Pero en Polonia sería una cosa completamente improvisada”, dijo a RFI.

Una estrategia de doble filo

El empeño del gobierno conservador a mantener la fecha de las elecciones se debe, según los analistas, a la popularidad del presidente Andrzej Duda que se postula a un segundo mandato. “El oficialismo está bien posicionado para ganar estas elecciones. Si las elecciones se llevaran a cabo el 10 de mayo, el candidato del partido Ley y Justicia (oficialismo), no obtendría la mayoría absoluta pero sí accedería a la segunda vuelta con la candidata de la oposición liberal (Malgorzata Kidawa Blonska). La segunda vuelta está más incierta: el candidato oficialista, según las encuestas, está en posición de ganarlas con 4 o 5% pero con una buena campaña, la oposición podría ganar”, apunta Aleksandra Sojka.

“Sin embargo, las repercusiones de la epidemia, tanto a nivel sanitario, como en la economía, van a ser terribles, en Polonia y en el mundo”, agrega la politóloga. “Entonces el gobierno (polaco) teme que cuanto más tiempo pase, más se vean estas repercusiones negativas, y teme no estar en tan buena posición para ganar las elecciones en caso de que se pospongan”, analiza Sojka.

La fecha de las elecciones ha dividido incluso a la actual coalición conservadora que gobierno Polonia. Uno de los vice primeros ministros, Jaroslaw Gowin, que dirige un grupo de 19 diputados del bloque mayoritario, está opuesto al voto por correspondencia. “El gobierno actual puede incluso colapsar si el vice primer ministro deja el gabinete”, según Pawel Zerka, experto del instituto de análisis Consejo Europeo de Relaciones Internacionales.

“Si el gobierno sobrevive a esta tormenta, se verá obligado a posponer las elecciones o a realizarlas en condiciones controvertidas. Según los sondeos, solo el 9% de los electores dicen que acudirían a votar físicamente el 10 de mayo. La gente tiene miedo de contagiarse con el coronavirus. Además, la población recibe mensajes del gobierno de que tiene que quedarse en casa porque el virus es peligroso”, concluye el experto.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas