Saltar al contenido principal
Europa - Coronavirus

París y Berlín proponen un plan de 500.000 millones de euros para sacar a Europa de la crisis

El Presidente francés Emmanuel Macron y la Canciller alemana Angela Merkel en una videoconferencia el 18 de mayo de 2020. Kay NIETFELD / AFP
El Presidente francés Emmanuel Macron y la Canciller alemana Angela Merkel en una videoconferencia el 18 de mayo de 2020. Kay NIETFELD / AFP Kay NIETFELD / POOL / AFP
Texto por: RFI
4 min

No se los había visto juntos desde que comenzó la crisis del coronavirus. Angela Merkel y Emmanuel Macron mantuvieron el lunes una videoconferencia en la que propusieron que el plan de recuperación europeo, que se está elaborando actualmente en Bruselas, sea dotado con 500.000 millones de euros de gasto presupuestario para los países de la UE más afectados por la epidemia de coronavirus, que ha paralizado prácticamente la actividad económica del continente. Esta propuesta representa un punto de inflexión en la posición de Alemania.

Anuncios

Esta iniciativa conjunta, que aún no ha sido aprobada por la Comisión Europea y los veintisiete Estados miembros, es un "paso importante" y un "cambio de filosofía", sostuvo Emmanuel Macron en una conferencia de prensa tras una videoconferencia con la Canciller alemana Angela Merkel el lunes 18 de mayo.

"Por primera vez, lo que proponemos juntos, Alemania y Francia, es decidir todos juntos la creación de una deuda común en los mercados y utilizar estos 500.000 millones de euros, una deuda que será reembolsada, para proporcionar una financiación que se canalizará de forma prioritaria a los sectores más afectados y para las regiones más impactadas y, por lo tanto, para aceptar transferencias reales, una verdadera estrategia común", subrayó Emmanuel Macron.

"Estos 500.000 millones no serán reembolsados por los beneficiarios de quienes utilizarán ese dinero, sino que podrán ser reembolsados por los Estados Miembros mediante una clave de distribución que dependerá de su peso en el presupuesto, mediante contribuciones que se nos pedirá que decidamos más adelante o mediante otros mecanismos", dijo el Presidente francés.

El tándem franco-alemán vuelve a estar en marcha

Esto es espectacular, en primer lugar, porque todas las anteriores videoconferencias europeas terminaron mal. París incluso se había puesto del lado de los países del Sur, sin consultar a Berlín, lo cual es extremadamente raro. En segundo lugar, porque esta vez no sólo han empezado a trabajar juntos de nuevo y a hacer propuestas para Europa, sino que también y sobre todo lo que acaban de presentar es un paso adelante sin precedentes. Hasta ahora, Alemania se oponía abiertamente a la idea de emitir una deuda común, también conocida como "coronabonds", que ha sido defendida con firmeza en las últimas semanas por París y Roma en nombre de la solidaridad europea.

Así que, por supuesto, habrá que convencer a los demás países, en particular a la llamada alianza "frugal" - los Países Bajos y los países escandinavos - y esto ciertamente requerirá una cumbre física. Ahora le toca a la Comisión Europea poner en práctica este plan: las condiciones de la deuda y su duración.

Quiebre de un tabú alemán

Angela Merkel acaba de dar un gran paso. Después del fin de la regla del 3% de déficit máximo en la UE, es un segundo tabú, y en particular un tabú alemán, que acaba de romperse.

Fue descartado en marzo, pero es posible hoy en día. La opinión alemana está evolucionando. El pasado mes de abril, por ejemplo, un editorial del semanario alemán Der Spiegel juzgó, con palabras muy duras, el rechazo de Berlín a un instrumento de deuda común: "egoísmo, obstinación y cobardía", escribió el editor jefe.

Las reacciones europeas

Esta propuesta es una contribución al debate fundamental sobre el cual los europeos han expuesto ciertos desacuerdos y no faltan reacciones, dice nuestro corresponsal en Bruselas, Pierre Bénazet. El Fondo de Recuperación propuesto por Francia y Alemania es ambicioso, específico y bienvenido, según la directora del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. Lo ve como una expresión de la solidaridad financiera europea.

Este entusiasmo es compartido por la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Acoge con beneplácito la intención de canalizar esta recuperación a través del presupuesto de la UE gestionado por la Comisión. Esta propuesta es un gran impulso para ella, ya que debe presentar un nuevo proyecto de presupuesto la semana que viene, después de dos años de dilaciones entre los países de la UE.

Para entrar en vigor, la propuesta necesitará la unanimidad de los 27 Estados miembros, y ha revelado rápidamente fracturas. España debería estar entre los beneficiarios y ella ve esto como una propuesta positiva y ambiciosa. Por otra parte, el Canciller austriaco ya ha rechazado la idea de aceptar otra cosa que no sean préstamos, aunque es precisamente el principio de la mancomunación de la deuda lo que se defiende en esta propuesta franco-alemana.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.