Saltar al contenido principal
CORONAVIRUS - ITALIA

En la región de Nápoles, 1.000 euros de multa por no llevar mascarilla en lugares cerrados públicos

Casco histórico de Nápoles.
Casco histórico de Nápoles. REUTERS/Ciro De Luca
2 min

En Italia, el presidente de la región de Nápoles acaba de endurecer las medidas anti-Covid-19. Hasta nuevo aviso, quien no lleve mascarilla obligatoria en un espacio cerrado abierto al público, será sancionado con una multa de 1.000 euros.

Anuncios

Con la corresponsal de RFI en Roma, Anne Le Nir.

Conocido por su temperamento volcánico, Vincenzo De Luca, miembro del Partido Demócrata que fue electo presidente de la región Campania en 2015, no se anda con rodeos. En Salerno, una ciudad cercana a la costa amalfitana y a Nápoles, tres comerciantes que no llevaban mascarillas, entre ellos el dueño de un bar y un peluquero, ya han sido multados con 1.000 euros.

Vincenzo De Luca defiende su medida señalando con el dedo la actitud de sus conciudadanos. "Sólo podemos coexistir con el virus con una condición: respetando todas las reglas y comportándonos con rigor", dijo.

La medida se aplica a cualquiera que no lleve una mascarilla en un espacio cerrado, incluyendo edificios públicos, supermercados, bares, restaurantes, tiendas, así como el transporte público, autobuses, trenes y metros.

Un gran número de víctimas

Según la ordenanza, los transportistas están obligados a denegar el acceso a los pasajeros que no lleven tapabocas. Si están a bordo, deben ser castigados y se les pedirá que desembarquen inmediatamente o lo antes posible. Si se niegan, se bloqueará el autobús o el tren y se solicitará la intervención de la policía.

Si el delito se comete en el ejercicio de una actividad comercial por un comerciante o uno de sus empleados, además de una multa de 1.000 euros, la empresa estará obligada a cerrar la actividad durante 5 a 30 días, pena que puede duplicarse en caso de reincidencia.

Por el momento, la región de Nápoles está bajo control. Sin embargo, en los últimos días ha habido un aumento de la contaminación, en particular en los centros turísticos de la costa. Italia, el primer país afectado en Europa, ha pagado un alto precio por la epidemia, con más de 35.000 muertes y más de 242.000 casos de contaminación. La enfermedad parece estar ahora bajo control, aunque el sábado 25 de julio se anunciaron 275 nuevos casos en 24 horas, así como cinco muertes.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.