Saltar al contenido principal
UNIÓN EUROPEA

Polonia, a punto de salir del Convenio de Estambul sobre la violencia contra la mujer

Manifestación en Varsovia para defender el derecho al aborto, en octubre de 2016.
Manifestación en Varsovia para defender el derecho al aborto, en octubre de 2016. REUTERS/Kacper Pempel
3 min

Este 27 de julio, Polonia pone en marcha un procedimiento de denuncia del llamado Convenio de Estambul. Este tratado europeo, firmado por la mayoría de los Estados miembros, proporciona un marco jurídico completo para la prevención de la violencia contra la mujer, en particular la violencia doméstica. Pero el gobierno conservador polaco se opone a ello por razones ideológicas.

Anuncios

Con el corresponsal de RFI en Varsovia, Damien Simonart.

El Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, también conocido como Convenio de Estambul, se presentó en Estambul en 2011 y está en vigor desde el 1 de agosto de 2014.

Según el ministro de Justicia Zbigniew Ziobro, la legislación polaca es "ejemplar" en la protección de la mujer y ya aplica todas las medidas jurídicas contenidas en el Convenio de Estambul. Varsovia denuncia las cuestiones ideológicas del tratado, como la definición de la mujer de otra manera que por su sexo biológico.

Zbigniew Ziobro, uno de los primeros opositores al tratado europeo creado según él para "justificar la ideología gay", considera que su ideología es "perjudicial" y cree que el texto puede conducir a "profundos cambios morales y culturales" a los que se opone la sociedad polaca.

Para el politólogo Jérôme Heurtaux, entrevistado por RFI, la maniobra es ideológica pero también responde a objetivos de estrategia política interna: "Este convenio iría en contra de los intereses de la familia. Y para el PiS, la familia es sagrada. Hay una concepción de la sociedad que difiere de la que tienen la convención y la oposición democrática polaca. O bien se defiende la primacía del individuo, hombre y mujer por igual; o bien se defiende la primacía de la familia. También hay elementos contextuales significativos. Después de una elección presidencial en la que la mayoría fue maltratada, el objetivo es reocupar el espacio político reocupando el espacio ideológico al reafirmar las prioridades del PiS en términos de derechos sociales".

Indignación en Bruselas

La secretaria general del Consejo de Europa, Marija Pejcinovic Buric, estimó que "abandonar el Convenio de Estambul sería muy lamentable y supondría un gran retroceso en la protección de las mujeres contra la violencia en Europa".

Muchos eurodiputados también expresaron su indignación: "Es vergonzoso que un Estado miembro de la UE quiera retirarse del Convenio de Estambul", tuiteó la presidenta del grupo Socialistas y Demócratas, Iratxe García Pérez.

En Varsovia, este domingo 26 de julio, Anita Czerwinskala, portavoz del partido conservador gobernante, el PiS (Ley y Justicia), matizó: "No se ha tomado ninguna decisión", dijo. "El ministro tiene su opinión. Si presenta esta propuesta, la analizaremos".

                                                                                                                                                                   

El investigador Jérôme Heurtaux opina que es una mala señal para la Unión Europea: "Es muy preocupante porque se trata de comunidad internacional, de estar asociado o integrado a colectivos que superan los intereses de los Estados, pues obviamente no es anodino salir de este tipo de tratados".

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.