Saltar al contenido principal
CORONAVIRUS

Bélgica endurece las medidas de distanciamiento social ante el alza de casos de Covid-19

En la provincia de Amberes (norte), se instaurará un toque de queda y los mayores de 12 años deberán llevar mascarilla.
En la provincia de Amberes (norte), se instaurará un toque de queda y los mayores de 12 años deberán llevar mascarilla. REUTERS/Bart Biesemans
2 min

Bélgica vuelve a aplicar medidas de lucha contra la pandemia de coronavirus que habían sido abandonadas con el desconfinamiento gradual iniciado en mayo, debido a las malas cifras que aparecieron este fin de semana.

Anuncios

Con el corresponsal de RFI en Bruselas, Pierre Bénazet.

A partir de este miércoles 29 de julio y hasta el 24 de agosto, los belgas tendrán que cumplir de nuevo con las medidas que estaban en vigor al inicio del desconfinamiento que comenzó en mayo.

Los belgas están invitados a hacer sus compras solos y a limitarlas a 30 minutos. Se recomienda asimismo teletrabajar.

Otra medida, la "burbuja de contacto" en Bélgica se reducirá de quince a cinco personas, las mismas durante casi un mes: este término se refiere al número de personas que uno tiene derecho a visitar cada semana en privado, es decir, sin ninguna obligación de distancia social.

Del mismo modo, la capacidad de los eventos públicos se ha reducido a la mitad, con 100 personas en el interior y 200 en el exterior y siempre con mascarillas. Para eventos privados, como bodas, las máscaras no serán obligatorias, pero el límite está establecido en diez personas.

Efecto de retraso en el resultado

Según el gobierno federal, estas medidas son la única manera de invertir la tendencia al alza, que se ha reanudado esta semana con 270 nuevos casos diarios, frente a menos de 100 a principios de julio.

Esto se debe a la falta de precauciones de la población con el desconfinamiento, la ausencia de cuarentena para ciertos retornos de viajes a zonas de riesgo, y la falta de distanciamiento social durante el verano.

Estamos muy preocupados", comentó la primera ministra Sophie Wilmès, durante una rueda de prensa por la tarde, después de un Consejo nacional de seguridad.

Wilmès apela al sentido de responsabilidad de los belgas. El resurgimiento de la pandemia requiere, en su opinión, estas medidas para evitar una reconfinamiento general y permitir un retorno normal a la escuela el 1 de septiembre.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.