Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

El Covid-19 se lleva por delante la temporada turística en España

Audio 02:09
Aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat de Barcelona, 26 de julio de 2020.
Aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat de Barcelona, 26 de julio de 2020. REUTERS - ALBERT GEA
Por: Aída Palau

Ante el aumento de los casos de coronavirus en España, varios países europeos han vuelto a imponer restricciones. Alemania se dice preocupada por la subida en los contagios y desaconseja los viajes no esenciales a tres regiones españolas: Aragón, Cataluña y Navarra. Es un nuevo golpe al turismo español, tras la decisión de Reino Unido de imponer una cuarentena a los viajeros provenientes de España. El gobierno español se afana por repetir que sus destinos turísticos son seguros pero los hoteleros y restauradores ya están sintiendo las consecuencias. 

Anuncios

Barcelona es uno de los principales destinos turísticos en Europa, pero esta temporada los hoteles han sufrido una avalancha de cancelaciones después de los rebrotes registrados de Covid-19 en julio en la región de Cataluña y de las restricciones impuestas en varios países europeos para viajar a España: como cuarentenas a la vuelta en el caso de Reino Unido, prohibición de ir como los belgas, tests PCRs como los alemanes o simplemente recomendaciones para evitar la península, como los franceses.

En el casco histórico de Barcelona, en el barrio del Raval, el Andante Hotel de 134 habitaciones tiene sus puertas cerradas desde el inicio de la pandemia en marzo. Habían previsto reabrir este mes de agosto, sin embargo, como nos explica su director Pablo Bofill, van a tener que posponer su reapertura. 

"Ha habido un parón en las reservas y han aumentado las cancelaciones. La ocupación para agosto estaba en un 34% pero tras las medidas adoptadas por el gobierno autonómico, se redujo hasta el 28%. Viendo la evolución de la pandemia en territorios próximos, decidimos posponer la reapertura a septiembre", explica a RFI. 

Los hoteles y restaurantes contaban con el verano para poder salvar la temporada pero los profesionales son pesimistas. Las consecuencias económicas serán tremendas. 

"Es muy complicado. Estar más de medio año cerrados lógicamente tendrá consecuencias. Habrá empresas que lo soporten mejor y habrá quienes tendrán que desprenderse de sus activos para seguir avanzando", explica Bofill. 

Barcelona tiene más de 500 hoteles y la tasa de ocupación en los establecimientos del centro entre mayo y octubre oscila alrededor del 90% en tiempos normales pero la pandemia ha obligado a que la mayoría cierren sus puertas, solo el 25% de los hoteles están abiertos dejando en la ciudad una imagen inédita: desierta y sin turistas. 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.