Incendio de Moria: los migrantes se quedaron sin comida, sin techo y sin ropa

Un niño aprende a andar entre las filas de migrantes que acampan precariamente en plena carretera en la isla de Lesbos.
Un niño aprende a andar entre las filas de migrantes que acampan precariamente en plena carretera en la isla de Lesbos. © AP Photo/Petros Giannakouris

En Grecia, en la isla de Lesbos, dos incendios sucesivos devastaron casi todo el campamento de migrantes de Moria, el más grande de Europa. En la actualidad, la gran mayoría de los 12.700 solicitantes de asilo que se encontraban allí en condiciones insalubres se encuentran en las calle y se han dispersado a lo largo de la carretera que conduce a Mitilene, la capital de la isla.

Anuncios

Con nuestro enviado especial a Lesbos, Joël Bronner.

“Moria no está bien. Fuego por todas partes. Se quemó por todas partes, ropa, todo, todo, todo, todo ... Todo lo que teníamos, papeles, todo se quemó. Y ahora aquí estamos aquí. "

"Aquí" para Carl, un congoleño de 29 años, corresponde a la carretera frente a un hipermercado Lidl, cerca de la entrada a Mitilene, la capital de Lesbos. Un hipermercado cuyas puertas ahora están cerradas. Con su compatriota Olivier, quien enfatiza que no tienen "nada para comer", Carl hace cola para el primer reparto de comida que organiza el Ejército griego frente al cartel de comida. Agua, huevos, pan y algo de fruta. Viandas originalmente destinadas al campamento de Moria, ahora reducido a cenizas. Desilusionado, Carl observa a una muchedumbre de solicitantes de asilo abalanzarse sobre la comida.

"Lo que está sucediendo aquí es realmente inhumano, de verdad. Nos dan la comida así. Un reparto de este estilo para 12.700 personas... no es normal, no hay organización para hacer las cosas bien. "

Migrantes desesperados por conseguir comida tras el incendio del campamento de Moria en Lesbos.
Migrantes desesperados por conseguir comida tras el incendio del campamento de Moria en Lesbos. AFP

En la misma carretera, a pocos kilómetros de distancia, donde se encuentran reunidos tantos refugiados, si no más, no se ha establecido ninguna distribución de alimentos desde el incendio.

Ada está tendida al costado de la carretera que va de Moria a Mitilene, protegida por la pequeña sombra que ofrece un muro bajo. Tras haber pasado un año en el abarrotado campamento de Moria, el fuego sorprendió a esta ciudadana camerunesa mientras dormía. Por eso lleva un camisón en pleno día.

“Estaba en la sección donde se alojan las mujeres solteras. Mientras dormía, todas salieron y quedamos tres en la habitación. Y luego entraron los policías gritando: "sal, sal, sal". Hablaban en inglés, "¡mira, mira, gran incendio, gran incendio"! No me llevé nada, solo el camisón que llevaba puesto, en la huida del incendio. Pasamos la noche bajo las estrellas, hoy será el tercer día. Sin comer, ni siquiera agua para beber. No sé si la Unión Europea está durmiendo, si no está mirando no, si a ella no le importan las personas no, no lo sé. "

Privados de todo, los más de 12.000 migrantes del campamento de Moria ya no tienen ni techo y duermen sobre el asfalto.
Privados de todo, los más de 12.000 migrantes del campamento de Moria ya no tienen ni techo y duermen sobre el asfalto. REUTERS/Alkis Konstantinidis

La Unión Europea, ante el desafío de la acogida de solicitantes de asilo

El incendio en el campamento de Moria ha reabierto las heridas en el seno de la Unión Europea sobre el desigual reparto de los solicitantes de asilo entre los países. Antes de finales de mes, la Comisión Europea va a presentar una propuesta para un nuevo Pacto sobre migración y asilo.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, aprovechó la cumbre europea Med7, que se está celebrando en Córcega, para renovar el llamamiento de Atenas a una mayor solidaridad europea en este tema de la presión migratoria y los solicitantes de asilo. Recordando que lo que califica de "peso insoportable" es ante todo un "problema europeo".

“Hoy”, dijo, “Europa debe pasar de las palabras de apoyo a los actos de solidaridad, para triunfar donde lamentablemente hemos fracasado en el pasado”.

Un primer paso parece haber sido dado en favor de los niños migrantes. Diez países de la Unión Europea van a recibir a unos 400 migrantes menores no acompañados que fueron evacuados tras el incendio en Lesbos, según anunció este viernes el ministro alemán de Interior, Horst Seehofer. Francia y Alemania serán los principales receptores de los menores, con entre 100 y 150 jóvenes cada uno.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas