Unión Europea

La Unión Europea desconoce a Alexander Lukashenko como presidente de Bielorrusia

Alexander Lukashenko en Minsk el 23 de septiembre de 2020
Alexander Lukashenko en Minsk el 23 de septiembre de 2020 BELTA/AFP

La Unión Europea rechaza reconocer a Alexander Lukashenko como presidente de Bielorrusia al día siguiente de haber asumido su sexto mandato presidencial, anunció este jueves el jefe de la diplomacia europea Josep Borrell.

Anuncios

Con Esther Herrera, corresponsal de RFI en Bruselas

Las elecciones en Bielorrusia no fueron creíbles, ni libres ni transparentes. Y aunque sea considerado presidente, Europa no reconoce a Alexandr Lukashenko como líder legítimo del país.

Hace ya más de un mes que empezaron las protestas en el país por el resultado de los comicios y la Unión Europea trata de ejercer una presión diplomática. No es la primera vez que los 27 no reconocen unas elecciones, ya ocurrió con las de Venezuela.

De hecho, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, aseguró a principios de semana que la situación en Bielorrusia le recordaba mucho a la venezolana. Borrell considera a Nicolás Maduro un interlocutor en el conflicto, igual que a Lukashenko. Pero no se reconoce su legitimidad.

"La elección del 9 de agosto no era libre ni equitativa. La Unión Europea no reconoce los resultados falsificados. En consecuencia, la supuesta 'investidura' del 23 de septiembre y el nuevo mandato que invoca Alexander Lukashenko no tienen ninguna legitimidad democrática" y "contradicen directamente la voluntad de amplios sectores de la población bielorrusa", afirmó Borrel en un comunicado.

"Esta 'investidura' contradice directamente la voluntad de amplios sectores de la población bielorrusa, expresada en numerosas manifestaciones pacíficas y sin precedentes (...) y no hará sino agravar la crisis política" del país, subrayó Borrell.

"En vista de la situación actual, la UE está revisando sus relaciones con Bielorrusia", añadió sin más detalles.

La situación en Bielorrusia ha demostrado las dificultades que tiene la política exterior europea para presionar políticamente regímenes autoritarios. Ahora mismo la UE quiere aplicar sanciones contra el país, pero aún no ha sido posible por la falta de unanimidad.

Pero Borrell espera que para octubre sí se puedan aplicar sanciones contra el régimen de Lukashenko o la credibilidad de la UE estará en juego. La semana que viene los líderes europeos en una reunión en Bruselas tendrán la última palabra. 

Una jura muy discreta 

Lukashenko, cuya reelección es cuestionada con protestas masivas, juró el cargo inesperadamente el miércoles en una ceremonia que solo se hizo pública después.

El anuncio provocó inmediatamente una nueva manifestación de la oposición en Minsk, que fue reprimida por docenas de detenciones.

La UE preparó sanciones contra unas 40 personas consideradas responsables de la represión y también está considerando la posibilidad de sancionar a Lukashenko, según informaron fuentes diplomáticas.

Pero se requiere la unanimidad de los Estados miembros, y Chipre condiciona su acuerdo a la adopción de medidas para obligar a Turquía a dejar de perforar en busca de gas en las aguas de su zona económica.

Dos estados, Suecia y Finlandia, se niegan a sancionar a Lukashenko para permitir la mediación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que será presidida por Suecia, indicaron las mismas fuentes.

La cuestión se discutirá en la cumbre de los líderes de la UE el 1 y 2 de octubre en Bruselas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas