Saltar al contenido principal
Armenia - Azerbaiyán

Enfrentamiento con armas, patriotismo y propaganda por Nagorno-Karabaj

Soldados del Ejército de Defensa de Nagorno-Karabaj bajo tutela de Armenia en un camión camino a Martakert, 29 de septiembre de 2020.
Soldados del Ejército de Defensa de Nagorno-Karabaj bajo tutela de Armenia en un camión camino a Martakert, 29 de septiembre de 2020. Narek Aleksanyan / AFP
Texto por: RFI
3 min

Han transcurrido cinco días desde que se reanudó el conflicto congelado entre Armenia y Azerbaiyán sobre Nagorno-Karabaj, el pequeño enclave de Azerbaiyán en el que viven poco más de 70.000 armenios. El enfrentamiento se da en el campo de batalla pero también a través de una guerra de comunicación. Es imposible viajar a Azerbaiyán: Bakú no acepta casi ningún periodista. Pero Ereván, que tiene la tutela de Nagorno-Karabaj, ha optado por abrir sus puertas de par en par a la prensa internacional.

Anuncios

Con nuestra enviada especial en Ereván, Anissa El Jabri

Al menos un autobús fletado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia circula diariamente por la estrecha carretera que serpentea entre los verdes y brumosos picos de Nagorno-Karabaj. Un vehículo dedicado a la prensa que llega desde Europa, Oriente Medio o los Estados Unidos. En este conflicto, Armenia quiere mostrar la imagen de un país abierto y acogedor.

Esto no impide que la comunicación del gobierno afirme haber encontrado pequeñas dosis de drogas en los bolsillos de los uniformes de los soldados muertos en el campo de enfrente, lo que no podemos verificar. Se dice que Bakú también ha atacado deliberadamente a los periodistas heridos el jueves por disparos de cohetes, según los portavoces del ejército armenio.

El jueves, la pequeña ciudad de Martuni, situada a unos 25 kilómetros del frente, en territorio separatista, sufrió severos ataques con cohetes. Cuatro civiles murieron, según los separatistas, y otros 11 resultaron heridos, entre ellos dos periodistas del diario francés Le Monde y otros dos reporteros armenios. Ambos están mejor, su condición se ha estabilizado y se está organizando su evacuación.

Se trata de una guerra de comunicación, pero también de un enfrentamiento bélico en tierra. En el lado armenio, muchos de los que murieron en los primeros días son muy jóvenes. Dieciocho, veinte años. También hay heridos de gravedad. En seis horas de viaje, nos cruzamos con unas diez ambulancias que volvían a la capital este jueves. En la misma ruta, a través de Nagorno-Karabaj, también circulaban imperturbables grandes camiones venidos de Irán cargados de zanahorias, garbanzos y especias para los mercados de Ereván.

"Restauración de nuestra soberanía"

¿Qué pasa en Azerbaiyán? “En Bakú, la capital, una gran parte de la población apoya el esfuerzo militar, con la esperanza de recuperar por la fuerza de las armas el territorio perdido en la década de 1990. En este momento en Bakú, como signo de solidaridad, hay banderas azerbaiyanas en todos los edificios, en los automóviles", explica Rizvan Gusseinov, residente en la capital, con quien se puso en contacto Daniel Vallot, nuestro corresponsal en Moscú. “La gente se muestra solidaria: se reúnen para ayudar al ejército, para enviar cigarrillos y ropa. Aunque no sea necesario, es un símbolo de apoyo popular”.

“No hay duda de quién es responsable del conflicto”, asevera Rizvan Gusseinov.  "En nuestra opinión, esta guerra es desgraciadamente necesaria, porque fueron Armenia y Nikol Pachinian (actual primer ministro armenio) quienes paralizaron las negociaciones de paz. Y ahora sólo la intervención militar puede forzarlos a volver a la mesa de negociaciones”, agrega.

¿Cuál es el objetivo final? "Nagorno-Karabaj es una región muy importante para nosotros. No olvidemos los cientos de miles de personas que lo perdieron todo durante la guerra en los años 90. Ese es el objetivo de nuestro país hoy: el retorno de todos estos refugiados a sus pueblos y la restauración de nuestra soberanía sobre el territorio de Nagorno Karabaj”.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.