Saltar al contenido principal
España

La economía española se reactiva pero se ve amenazada por la segunda ola del virus

Foto de archivo: Una mujer con una máscara protectora en la playa de Las Palmas, Islas Canarias, España, el 13 de agosto de 2020.
Foto de archivo: Una mujer con una máscara protectora en la playa de Las Palmas, Islas Canarias, España, el 13 de agosto de 2020. REUTERS - BORJA SUAREZ
3 min

La economía española se reactivó en el tercer trimestre, con un fuerte repunte del PIB tras el choque infligido por el confinamiento primaveral, pero la segunda ola de la pandemia y las consecuentes restricciones siembran dudas sobre esta recuperación.

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Madrid, Luis Méndez, y AFP.

Prácticamente toda España se halla confinada por el avance descontrolado del coronavirus. Salvo las regiones menos afectadas como Galicia, Extremadura y Canarias que están adoptando restricciones puntuales.

El resto del territorio está sometido a confinamientos más rigurosos, entre ellos la prohibición de entrar o salir de las comunidades autónomas, todo ello bajo un estado de alarma que el Gobierno socialista consiguió prolongar hasta mayo de 2021.

Aún con reticencias de varios partidos, especialmente por la larga duración, la extensión hasta mayo se aprobó en el Congreso, donde el gobierno del socialista Pedro Sánchez está en minoría.

El impacto de estas restricciones no se verá "antes de 7, 8 días", advirtió en rueda de prensa el epidemiólogo en jefe del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, quien admitió que los datos de España son "malos". Este jueves, el balance oficial registró más de 23.500 casos en 24 horas, un récord en esta segunda ola.

Madrid sigue siendo la manzana de la discordia, ya que su presidenta Isabel Díaz Ayuso apuesta por el confinamiento selectivo, acotando las zonas con mayores contagios, y se resiste a un cierre prolongado de la región, lo que ha levantado la crítica de la mayoría de los expertos que consideran que habría que adoptar medidas mucho más tajantes.

A pesar de las múltiples restricciones adoptadas en España desde julio, cuando la epidemia se empezó a descontrolar nuevamente, los contagios suben a un ritmo galopante. En el último balance diario, el ministerio de Sanidad reportaba casi 20.000 nuevos contagios, un 66% más que hace dos semanas.

Entre tanta noticia gris, el Producto Interior Bruto (PIB) de España creció un 16,7% en el tercer trimestre tras la fuerte caída (-17,8%) registrada en el periodo anterior, marcado por el severo confinamiento decretado para contener la pandemia, según las cifras aportadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En términos interanuales, sin embargo, el PIB retrocedió un 8,7%, señal de que la cuarta economía de la zona euro se encuentra todavía lejos de recuperar la riqueza previa a la crisis sanitaria.

España se encamina en 2020 a experimentar el más fuerte retroceso del PIB entre los países occidentales, con una caída de 12,8% según las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional. El gobierno prevé un desplome de 11,2%.

Después de un estricto confinamiento entre marzo y abril, incluidas dos semanas de paro de todas las actividades no esenciales, la economía empezó a reactivarse tímidamente en mayo, con un progresivo desconfinamiento que terminó a finales de junio.

El turismo, uno de los pilares de la economía española, vivió un verano boreal catastrófico, con una caída de alrededor del 75% de las llegadas de visitantes extranjeros a este país, que en 2019 fue el segundo destino a nivel mundial.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.