Saltar al contenido principal
Armenia/Azerbaiyán

Los armenios sufren las consecuencias de la guerra con Azerbaiyán

Un hombre camina cerca de una casa incendiada esta semana en el pueblo de Cherektar.
Un hombre camina cerca de una casa incendiada esta semana en el pueblo de Cherektar. REUTERS - STRINGER
Texto por: RFI
4 min

En Armenia se cumple esta semana el plazo para la cesión de territorios de la región de Nagorno Karabaj a su enemigo jurado, Azerbaiyán. Es uno de los términos del acuerdo de cese al fuego firmado la semana pasada y que ha encolerizado a la población armenia. A la indignación se suma ahora el miedo a las consecuencias sanitarias de la guerra. Ambos países se acusan mutuamente de haber utilizado bombas con fósforo, sumamente dañinas para el ser humano y el medio ambiente.

Anuncios

Las acusaciones vuelan entre Azerbaiyán y Armenia, tanto por bombardeos a civiles como por el uso de proyectiles con fósforo. Este producto incendiario no está prohibido en ningún tratado internacional armamentístico, pero hay un gran debate en los círculos diplomáticos sobre si debería integrar la lista de armas químicas ilegales. Primero porque produce heridas graves muy difíciles de curar y segundo porque provoca enormes daños en el medioambiente.

Anissa El Jabri, enviada especial de RFI a Armenia, entrevistó a este respecto a Armen Muradyanen, rector de la Universidad de Medicina de Erevan. “El humo de fósforo impacta inmediatamente en la biosfera, en los bosques y los animales. Además, los fragmentos de bomba pueden dispersarse muy lejos y reactivarse en cualquier momento. El entorno tarda mucho en volver a su estado anterior", afirma.

Muchos habitantes de Nagorno Karabaj han empezado a comprar agua embotellada, temerosos de encontrarse restos de fósforo en sus cocinas... y es que una vez seco y en contacto con el aire, el fósforo provoca incendios que no pueden apagarse con agua.

Quemarlo todo antes de huir

Algunos temen al fósforo pero todos temen la llegada de los azeríes. El temido vecino del este debe tomar posesión esta semana de los territorios de la disputada región de Nagorno Karavaj que le concede el acuerdo de alto el fuego concluido con Armenia. Bakú recupera así el control de territorios que perdió a principios de la década de 1990.

Antes de la llegada de las tropas de Azerbaiyán, muchos habitantes están abandonando y prendiendo fuego a sus casas, para después poner rumbo a la frontera con Armenia.

Charektar es una de las principales zonas habitadas de la región de Kalvajar, que formaba parte hasta ahora del “escudo protector” constituido por Armenia entorno a la disputada región de Nagorno Karavaj. Más de la mitad de las casas del pueblo, muchas modestas chozas de campesinos montañeses, fueron incendiadas en las últimas 24 horas por sus dueños, ante la inminente llegada de los azeríes, que los habitantes locales llaman “los turcos”.

Hombres con uniforme militar, que regresan del frente, cargan todo lo que pueden en camiones viejos. "Si no puedo encontrar un vehículo, lo quemaré todo", gruñe Sargis, de 46 años, sentado afuera de su sucia casa. Los precios se han disparado y es imposible encontrar un vehículo.

El tráfico es incesante hacia la ciudad fronteriza armenia de Vardenis, a través del paso de Sodits a 2.700 metros sobre el nivel del mar. Los camiones cargan los transformadores del tamaño de un elefante de las centrales hidroeléctricas. Un enjambre de leñadores está ocupado cortando los árboles a lo largo del camino para hacer grandes troncos que se envían a Armenia, donde la madera se comercializa a buenos precios. Los pastores llevan a rebaños de vacas y ovejas, abarrotando el camino un poco más.

A punto de ser abandonada, la base militar de Kalvajar se abre a los cuatro vientos. Como hormigas, los soldados todavía presentes retiran las sábanas de los techos de los hangares, vuelven a empaquetar cajas de municiones, los vehículos 4X4 averiados y todo lo que aún se pueda recoger.

En la pared, una cabeza de cerdo y dos palabras, toscamente trazadas con pintura amarilla, con un mensaje claro para las tropas de Azerbaiyán: "Fuck Azer!".

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.