Saltar al contenido principal
Ciencia

Europa pone en marcha la primera misión de limpieza espacial

Adrios, la primera misión de limpieza de residuos espaciales, despegará en 2025.
Adrios, la primera misión de limpieza de residuos espaciales, despegará en 2025. © ESA / CLEARSPACE SA / HANDOUT / MAXPPP
Texto por: Raphael Morán
7 min

La agencia espacial europea (ESA) lanza una misión sin precedentes y busca enviar a la órbita terrestre un "camión de basura" espacial con el propósito de remover desechos peligrosos.

Anuncios

La agencia espacial europea (ESA) firmó este martes 1° de diciembre un convenio con la empresa suiza ClearSpace para enviar al espacio un dispositivo gigante para recolectar desechos.  

La nave tendrá garras del tamaño de un satélite y podrá interceptar por ejemplo un fragmento de más de 100 kg llamado Vespa, que se desprendió del antiguo cohete europeo Vega tras su lanzamiento en 2013. 

Después de su encuentro galáctico, el plan es que tanto la Vespa como la garra de ClearSpace-1 se quemen cuando vuelvan a entrar en la atmósfera terrestre. 

El dispositivo de recuperación de unos 86 millones de euros, que despegará en 2025, será la primera misión de limpieza del planeta. Se espera que las misiones siguientes sean capaces de capturar piezas de escombros más difíciles.

➤ Lea en RFI: "Europa quiere implantar una base permanente en la Luna"

Residuos peligrosos 

Vespa, que ha estado girando en órbita a una altitud de 660 a 800 kilómetros, es una de las miles de piezas monitoreadas de basura espacial que pone en riesgo de colisión a los satélites en funcionamiento -incluyendo la Estación Espacial Internacional. 

Al dar la vuelta al planeta a velocidades superiores a los 28.000 kilómetros por hora, incluso los pequeños trozos de basura ejercen una enorme fuerza destructiva. Con unos 100 lanzamientos al año, la cuestión de los desechos espaciales se vuelve cada vez más urgente.  

"Es evidente la necesidad de un 'remolque' para retirar los satélites fallidos de esta región de mucho tráfico", dijo el CEO de ClearSpace Luc Piguet, citado por el sitio web de la ESA. 

La saturación de ciertas órbitas, se debe, según Maria Rosa Zapatero, doctora en astrofísica y profesora del Centro de astrobiología de Madrid en España, a varios factores. Primero, ya no son solo las agencias espaciales las que lanzan objetos al espacio sino también empresas privadas.

Pululan satélites de "observación terrestres, meteorológicos globos espaciales que terminan orbitando, anticuados y sin uso", observa Zapatero, en entrevista con RFI.

Modificación de trayectorias para evitar las colisiones

Algunas órbitas están particularmente saturadas porque "uno quiere tener satélites nacionales de comunicaciones constantemente sobre su cabeza. Otros son para análisis de cultivos, entonces tienen que hacer un recorrido rápido del planeta. Entonces estas autopistas orbitales están relativamente solicitadas", detalla la científica.

Además de representar un peligro para las naves espaciales, los desechos orbitales obligan a veces a modificar la trayectoria de algunos satélites con uso de combustible, lo que aumenta su costo ya que no se pueden utilizar durante estas maniobras.

Perturbación de la observación del cielo

Los científicos alertan también sobre el fenómeno de contaminación de los datos científicos.

"El tener objetos alrededor de la tierra que estaán contaminando los datos que recogemos con los telescopios terrestres es otro problema. Los datos que se adquieren están estropeados y se tienen que volver a adquirir", alerta la profesora de astrofísica María Rosa Zapatero.

En cerca de 60 años de actividad especial y 5500 lanzamientos, se han generado cerca de 23.000 desechos orbitales de más de 10 cm que derivan alrededor de la tierra a una velocidad de 28000 km por hora.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.