España-Libertad de expresión

España, el caso Hasél o la tentación de acallar las críticas

El rapero español Pablo Hasel, se niega a presentarse voluntariamente para iniciar su pena de cárcel.
El rapero español Pablo Hasel, se niega a presentarse voluntariamente para iniciar su pena de cárcel. Pau BARRENA AFP
Texto por: Orlando Torricelli
5 min

El caso de Pablo Hasél, un rapero español condenado a prisión por tuits y canciones en los que ataca a la monarquía, denunciando la corrupción y a las fuerzas policiales, despierta polémica. Este fin de semana se cumplió el plazo fijado por la justicia para que el artista se presentara voluntariamente en la cárcel. Un magistrado estima que los poderes públicos pueden ceder a la tentación de acallar las críticas, alegando argumentos anti terroristas.

Anuncios

"Deberán venir a buscarme" aseguró Pablo Rivadulla Duró, nacido el 9 de agosto 1988 en Lleida (Cataluña), conocido por su nombre de artista Pablo Hasél, asegurando que desobedecerá la orden judicial impuesta por la Audiencia Nacional. Orden que le daba de plazo hasta a las ocho de la tarde del viernes pasado, para ingresar voluntariamente en prisión, tras ser condenado a nueve meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

El magistrado Joaquim Bosch, coautor del libro  "El secuestro de la Justicia"  y ex portavoz de Juezas y Jueces para la democracia, se ha mostrado crítico con el exceso de sanciones a la ciudadanía. En conversación con RFI, explicó que los poderes públicos pueden sentirse tentados de reprimir las críticas bajo argumentos antiterroristas:

« La configuración de diverso delitos en el código penal español, están regulados en forma taxativa y demasiado abierta lo que puede permitir actuaciones de los poderes públicos para evitar todo tipo de críticas. De hecho, en España se han producido condenas por injurias a la corona, en supuestos donde lo que se planteaba eran críticas muy duras al jefe de estado, o incluso por delitos de odio contra la policía y otras instituciones. Son interpretaciones que serían inherentes en un derecho fundamental básico, en una sociedad democrática, como lo es la libertad de expresión. España ha visto cómo estas resoluciones eran cuestionadas por los tribunales europeos de los derechos humanos, que dejaron sin efecto la condena a dos independentistas que quemaron un foto del rey. Al considerar, la jurisdicción europea, que no se trataba de una injuria sino de  una forma de ejercer la libertad de expresión. Nos encontramos en una materia muy sensible, en la que hay que proteger las críticas a los órganos del estado, y la única excepción para ello podría ser aquellas expresiones que generen una atmósfera que potencie -de manera real- la comisión de atentados terroristas. E incluso en estos supuestos, la prisión no sería la respuesta más adecuada de acuerdo con estándares internacionales, sino otro tipo de sanciones. En todo caso, aquello que suponga mera libertad de expresión, no tendría que llevar a ningún tipo de condena penal. »

 

Joaquim Bosch

Otro rapero español conocido con el nombre artístico de Valtonyc, huyó hace dos años a Bélgica cuando el Tribunal Supremo español hizo firme una condena similar de tres años y medio de cárcel en su contra, la Justicia belga hasta el momento rechaza extraditarlo.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas