Unión Europea

El reparto de 10 millones de dosis de Pfizer/BioNTech pone a prueba la solidaridad europea

Cajas de la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el coronavirus almacenadas en un refrigerador de un almacén de los hospitales públicos de París, el 30 de marzo de 2021 en la capital francesa
Cajas de la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el coronavirus almacenadas en un refrigerador de un almacén de los hospitales públicos de París, el 30 de marzo de 2021 en la capital francesa Joel Saget AFP

La buena sorpresa se convirtió en un enfrentamiento. Pfizer/BioNTech ha aceptado entregar a los europeos un adelanto de su pedido: de los 100 millones de dosis de la vacuna contra el Covid-19 que debían entregarse en el segundo semestre, el laboratorio va a entregar finalmente 10 millones por adelantado este trimestre. Salvo que fueron necesarios dos días de negociaciones y desencuentros para acordar su distribución. Los egoísmos nacionales de tres países estuvieron a punto de echar por tierra lo que pretendía ser una demostración de solidaridad.

Anuncios

Más vacunas para los países con dificultades. Este fue el compromiso propuesto por la Presidencia portuguesa de la UE. De los diez millones de dosis entregadas por adelantado por Pfizer/BioNTech, siete se habrían distribuido como de costumbre según el número de habitantes, y tres millones habrían ido a parar a cinco países especialmente golpeados por la pandemia: Bulgaria, Croacia, Estonia, Letonia y Eslovaquia.

Esta semana Eslovaquia incluso intentó dar ejemplo a sus socios cuando su Primer Ministro se saltó los procedimientos europeos y encargó la vacuna rusa Sputnik V. Fue muy criticado y tuvo que dimitir.

Austria, República Checa y Eslovenia exigen su parte

Pero en el otro extremo del espectro, Austria, la República Checa y Eslovenia se negaron a jugar al juego de la solidaridad y dos días de negociaciones entre los embajadores de los Estados miembros no lograron cambiar sus posiciones.

Austria está actuando cada vez más por su cuenta: el canciller no sólo ha pedido la vacuna rusa, sino que también ha exigido recibir su cuota completa de vacunas de Pfizer. Por ello, Eslovenia, que asume la presidencia rotatoria de la UE el 1 de septiembre, también ha rechazado el mecanismo de solidaridad.

En cuanto a la República Checa, sale perdiendo en todo: Praga rechazó el compromiso por considerar "insuficiente" el gesto realizado a su favor. Su posición significa que pierde 143.000 dosis concedidas en el marco del mecanismo de solidaridad", explicó un diplomático europeo.

Ayudar a los demás

Al final, otros 19 países aceptaron ceder parte de sus dosis para ayudar a otros. Alemania, Bélgica, Chipre, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania y Suecia se repartirán 6,66 millones de dosis de la vacuna.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas