Irlanda del Norte

Los controles aduaneros pos-Brexit desatan violencias en Belfast

Nueva noche de violencia en Belfast, 8 de abril de 2021.
Nueva noche de violencia en Belfast, 8 de abril de 2021. REUTERS - JASON CAIRNDUFF

Policía y manifestantes volvieron a enfrentarse con adoquines, cócteles molotov y cañones de agua anoche en Belfast. El Brexit hace tambalearse el frágil equilibrio entre comunidades.

Anuncios

Cientos de jóvenes y adolescentes se reunieron desde primeras hora de la tarde del jueves en un distrito del oeste de la ciudad, que vive tensiones políticas y relacionadas con el Brexit.

Con máscaras y capuchas, catapultaron piedras, ladrillos, petardos y botellas hacia las barricadas levantadas por las fuerzas antidisturbios con ayuda de sus vehículos Land Rover blindados.

El Brexit ha alterado el delicado equilibrio de la provincia, obligando a introducir controles aduaneros entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Estos controles, destinados a evitar el retorno de una frontera física entre la provincia británica y la República de Irlanda, miembro de la UE, se llevan a cabo en los puertos norirlandeses.

A pesar de un periodo de gracia para permitir que las empresas se adapten, los nuevos acuerdos están interrumpiendo los suministros y los unionistas los consideran una frontera entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña y una "traición" de Londres.

La semana pasada, la violencia estalló primero en la ciudad de Londonderry, antes de extenderse a una zona lealista de Belfast y a sus alrededores durante el fin de semana de Pascua.

También hizo aumentar la tensión la decisión de las autoridades norirlandesas de no procesar a los dirigentes del partido republicano Sinn Fein que habían asistido al funeral de un antiguo líder paramilitar a pesar de las restricciones del coronavirus.

Varias decenas de hombres y mujeres de edad avanzada se reunieron el jueves cerca de los lugares de la violencia del día anterior, impidiendo que los alborotadores se acercaran o apagando un fuego cercano.

La violencia de los últimos días ha dejado ya más de 50 policías heridos y hace resurgir el fantasma de las tres décadas sangrientas de los llamados "troubles", los enfrentamientos entre republicanos, principalmente católicos partidarios de la reunificación con Irlanda, y unionistas protestantes, que dejaron 3.500 muertos.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas