Inglaterra- Monarquía

El Reino Unido despide al duque de Edimburgo con salvas de cañonazos

El  príncipe Philip de Edimburgo, fallecido a los 99 años
El príncipe Philip de Edimburgo, fallecido a los 99 años REUTERS - POOL New

Si bien su avanzada edad y estado de salud, la habían convertido en un hecho prácticamente anunciado, la muerte del Príncipe Felipe, esposo de la Reina Isabel II de Inglaterra, ha conmovido profundamente a la sociedad británica. Este sábado, el Reino Unido lo despidió con salvas de 41 disparos a partir del mediodía, según anunció el Ministerio de Defensa británico.

Anuncios

Su última aparición pública, tras el anuncio de su retiro oficial en el 2018, después de cumplir 97 años, había tenido lugar el pasado 22 de julio de 2020 cuando, en el patio del castillo de Windsor, hizo entrega de los atributos de Coronel en Jefe del regimiento de infantería 'The Rifles' a su nuera, la duquesa de Cornualles, esposa de príncipe Carlos.

Su elegante y distinguida figura, siempre dos pasos detrás de la soberana británica, marcó la reciente historia de Inglaterra, aunque su personalidad no siempre políticamente correcta, que le granjeó críticas, nunca opacó su papel público. Padre de cuatro hijos, abuelo de ocho nietos y bisabuelo de nueve biznietos, Felipe de Edimburgo era el decano de la realeza europea.

Su habilidad para hacerse el gracioso era proverbial, aunque no siempre celebrada por todo el mundo como por ejemplo durante una visita a China, cuando aconsejó a un grupo de estudiantes británicos que no estuvieran mucho tiempo en dicho país porque acabarían con los ojos rasgados.

Felipe de Edimburgo siempre cumplió con su papel, un gentleman inglés que disfrutaba de la caza, los caballos, los perros, las mujeres, los castillos en Escocia, características que junto a la indumentaria típica, lo convirtieron, ya en vida, en el ícono por excelencia de la realeza británica.

Salvas de cañonazos fueron escuchadas este sábado a medio día,  en todo el Reino Unido en su memoria. Desde la Torre de Londres a los castillos de Edimburgo o Belfast, Gibraltar y los barcos de la Royal Navy resonaron las salvas de homenaje.

Según se ha informado no habrán funerales de estado ya que el propio Felipe se encargó de dejar claras disposiciones antes de su muerte, a las que se suman el contexto de la pandemia.

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas