Rusia

Putin a Occidente: 'Espero que nadie tendrá la idea de cruzar la línea roja’ con Rusia '

El presidente ruso Vladimir Putin gesticula mientras pronuncia su discurso anual ante la Asamblea Federal en Moscú, Rusia, el 21 de abril de 2021. REUTERS/Evgenia Novozhenina
El presidente ruso Vladimir Putin gesticula mientras pronuncia su discurso anual ante la Asamblea Federal en Moscú, Rusia, el 21 de abril de 2021. REUTERS/Evgenia Novozhenina REUTERS - EVGENIA NOVOZHENINA

Este miércoles se vive una gran tensión en Rusia con la convocatoria de manifestaciones por la tarde por parte de los partidarios de Alexei Navalny. Pero antes de estas manifestaciones, Vladimir Putin pronunció su discurso sobre el estado de la Nación ante los parlamentarios rusos, lanzando una advertencia a Occidente.

Anuncios

Con Daniel Vallot y Xavier Colas, corresponsales de RFI en Moscú

Fiel a su estilo, el presidente ruso Vladimir Putin ignoró por completo a Alexei Navalny, cuyo destino preocupa no sólo a sus partidarios, sino también a muchos gobiernos en el extranjero, especialmente en Occidente, y no dijo ni una palabra sobre él.

El mandatario habló largo y tendido sobre la pandemia de Covid-19, diciendo que Rusia había estado a la altura del reto sanitario, pero pidió a sus conciudadanos que se vacunaran. Cabe señalar que la tasa de vacunación en Rusia sigue siendo muy baja, sólo el 4% de la población ha sido inmunizada a pesar de que el país cuenta con la vacuna Sputnik V que se distribuye gratuitamente.

Vladimir Putin también detalló las medidas de apoyo que se concederán a las familias para superar las dificultades económicas causadas por Covid-19, pensando en las elecciones legislativas de septiembre, que se prevén difíciles para el partido en el poder, que se encuentra en un punto bajo en las encuestas.

Tensiones internacionales

También se esperaba que Vladimir Putin hablara de las tensiones internacionales y de la situación en Ucrania. Como le gusta mantener la sorpresa, el presidente ruso prefirió hablar primero de Bielorrusia y del intento de asesinato del presidente bielorruso Alexander Lukashenko. Putin se mostró sorprendido por el silencio de los países occidentales ante lo que considera un intento de golpe de Estado y advirtió a esos mismos países occidentales de manera muy firme: "Todos los que organicen provocaciones contra nuestros intereses se arrepentirán, nadie, espero, tendrá la idea de cruzar la línea roja en sus relaciones con Rusia”.

Vladimir Putin utilizó así una expresión muy utilizada por los países occidentales, sin especificar cuál era esa famosa línea roja. En cualquier caso, aunque siga siendo vago, es una advertencia dirigida a los países occidentales, sin duda con el trasfondo de las tensiones que se están produciendo en el Donbass entre el Ejército ucraniano y las fuerzas prorrusas.

En todo caso, avisó: “La respuesta de Rusia siempre será rápida, asimétrica y contundente” ante cualquier amenaza.

Putin acabó su discurso sobre el estado de la nación con una advertencia a Occidente: “Vociferar sobre Rusia se ha convertido en un deporte” y aunque Moscú quiere tener “buenas relaciones”, las buenas intenciones “no deben verse como debilidades".

Mientras Putin hablaba en la calle la oposición preparaba protestas para esta tarde pidiendo la libertad del disidente Alexei Navalny, que sigue en huelga de hambre en prisión.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas