Napoleón Bonaparte

Napoleón ya no es el malo de la película en Rusia

Durante el periodo soviético, los bolcheviques glorificaron a Napoleón como un revolucionario afín a Lenin.
Durante el periodo soviético, los bolcheviques glorificaron a Napoleón como un revolucionario afín a Lenin. Natalia KOLESNIKOVA AFP

Maldecido cuando lanzó la campaña de 1812, con el tiempo los rusos han perdonado a Napoleón hasta el punto de ser considerado 200 años después como una gran figura política, un genio modernizador y un símbolo romántico.

Anuncios

De invasor a símbolo romántico. El tiempo pasa y los rusos han perdonado a Napoleón hasta el punto de ser considerado 200 años después como una gran figura política, un modernizador a su manera. A la manera francesa, claro. 

Un nuevo libro aparece cada semana en Rusia sobre el emperador. Pero sobre todo llama la atención la cantidad de iniciativas que habido durante los últimos años para recuperar los cuerpos de soldados franceses que murieron en territorio ruso. Sobre todo en la región de Smolensk y en Viasma. 

A pesar de los enfrentamientos entre la Unión Europea y Rusia las autoridades francesas y el gobierno ruso han colaborado para enterrar con honores a estos soldados

En Rusia Napoleón vive una segunda juventud. Tal vez porque el Kremlin con la anexión de Crimea ha recuperado el gusto por la conquista y muchos rusos se han contagiado. O porque todas las modas vuelven.

A principios del siglo XIX, los aristócratas rusos, francófilos le admiraban. Después el emperador se convirtió en enemigo nacional cuando lanzó la campaña de Rusia en 1812. Desde su huida y sobre todo, después de su muerte en el exilio en Santa Helena el 5 de mayo, fue rehabilitado.

Hasta convertirse en objeto de recuperación política. Los soviéticos lo convirtieron en uno de los suyos, un revolucionario precursor del bolchevismo. El desmoronamiento de la URSS en 1991 rectificó esas distorsiones.

En los noventa todo el mundo se olvidó de él. Pero Napoleón no solo es eterno en Francia. En Rusia, también.  Hasta "los rusos más patriotas han dejado de ver a Napoleón como un invasor y lo consideran un gran hombre político, incluso un héroe romántico", dice Vladimir Presnov, director del museo "Borodinskaya Panorama" consagrado a la batalla de Borodinó.

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas