Reino Unido

Elecciones en Reino Unido: histórica victoria conservadora en Hartlepool

En Inglaterra, en la circunscripción de Hartlepool, que debía elegir un nuevo diputado, los conservadores acaban de obtener una amplia victoria sobre el Partido Laborista, algo nunca visto en esta circunscripción. Este es uno de los colegios electorales de Hartlepool.
En Inglaterra, en la circunscripción de Hartlepool, que debía elegir un nuevo diputado, los conservadores acaban de obtener una amplia victoria sobre el Partido Laborista, algo nunca visto en esta circunscripción. Este es uno de los colegios electorales de Hartlepool. AFP - OLI SCARFF

Comenzó el recuento tras una gran jornada de elecciones locales  del jueves 6 de mayo, que podría tener profundas implicaciones para el futuro del Reino Unido y del Partido Laborista. En Escocia, el partido independentista de Nicola Sturgeon espera obtener una mayoría absoluta para convocar un segundo referéndum de autodeterminación, pero el resultado no se espera hasta el sábado. Mientras tanto, en Inglaterra, en la circunscripción de Hartlepool, que debía elegir un nuevo diputado, los conservadores acaban de obtener una amplia victoria por delante de los laboristas.

Anuncios

Con Muriel Delcroix, corresponsal de RFI en Londres

Se trata de un gran revés para los laboristas, para quienes Hartlepool ha sido un bastión seguro desde la década de 1960. El escaño está situado en el noreste, una parte del país que históricamente ha sido dominada por los laboristas.

La formación de izquierda trata de restar importancia a esta derrota, explicando el vuelco por el hecho de que los votantes de esta circunscripción habían votado mayoritariamente por el Brexit en 2016 y lógicamente cambiaron su voto a los conservadores de Boris Johnson, el hombre que lideró la exitosa salida de la Unión Europea y cuya popularidad ha repuntado últimamente gracias al éxito de la campaña de vacunación contra el Covid-19.

El problema para los laboristas es que en los demás ayuntamientos de su entorno los resultados tampoco parecen demasiado buenos. Forman lo que aquí se conoce como el "muro rojo", el color del laborismo, que había sido un baluarte inexpugnable para los tories desde el declive de la industria con Margaret Thatcher, odiada en estas regiones del norte.

Para el líder laborista Keir Starmer, quien enfrentaba aquí primera prueba electoral, son muy malas noticias. Se había presentado como el que podría frenar la erosión del laborismo en estos bastiones del norte y el centro del país y reparar el daño causado por la bofetada de su predecesor Jeremy Corbyn en las elecciones generales de 2019, la peor derrota del laborismo en décadas.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas