Reino Unido

El gobierno británico rechaza las ‘graves acusaciones’ del exasesor de Boris Johnson

CDominic Cummings tiene 49 años y fue el ideólogo del  Brexit y el asesor y estratega de Johnson que lo llevó a ganar el referéndum europeo de 2016, las primarias del partido conservador en julio de 2019 y las generales de diciembre de 2019.
CDominic Cummings tiene 49 años y fue el ideólogo del Brexit y el asesor y estratega de Johnson que lo llevó a ganar el referéndum europeo de 2016, las primarias del partido conservador en julio de 2019 y las generales de diciembre de 2019. Jonathan Brady POOL/AFP/File

El Ejecutivo británico intenta apagar las incendiarias declaraciones de Dominic Cummings, quien la víspera arremetió contra el Premier Boris Johnson y otros ministros por su desempeño en la gestión de la pandemia. Cummings acusó al titular de Sanidad de incompetente y mentiroso.

Anuncios

Con Daniel Postico, corresponsal de RFI en Londres

Durante una audiencia de siete horas ante una comisión parlamentaria, Dominic Cummings, ex mano derecha de Johnson, arremetió el miércoles contra la gestión gubernamental del covid-19, que ha matado a casi 128.000 personas en el Reino Unido, el país con más muertes de Europa.

El controvertido exasesor criticó especialmente al titular de Sanidad, Matt Hancock, al que acusó de haber "mentido en numerosas ocasiones, reunión tras reunión", pero también "públicamente" calificó a Hancock de incompetente y afirmó que debería haber sido "despedido".

Las acusaciones que se presentaron ayer" son "graves", "falsas" e "infundadas", se defendió el ministro el jueves en la Cámara de los Comunes. "Siempre he sido sincero con la gente en público y en privado", aseguró Hancock, asegurando que el gobierno adoptó "un enfoque abierto y transparente, explicando lo que sabemos y lo que no sabemos".

Cummings pintó un cuadro lamentable del poder en este período, con una alta administración desprevenida y ciega ante el deterioro de la situación, el gobierno ocupado por el enfado de la compañera de Boris Johnson con un artículo sobre su perro y un ministro de Salud acusado de mentiroso.

Boris Johnson veía la pandemia de covid-19 como una "historia para asustar", afirmó Cummings, que insinuó que el primer ministro consideró la posibilidad de hacerse contagiar en directo en la televisión para mostrar que no "había nada que temer".

Interrogado en el Parlamento sobre estas acusaciones, Boris Johnson declaró asumir "la plena responsabilidad" de la gestión de la pandemia, calificando esta crisis como "una de las más difíciles" atravesadas por el país durante mucho tiempo y afirmando que siempre había seguido el consejo de los científicos.

El cerebro del Brexit

Dominic Cummings tiene 49 años y fue el ideólogo del  Brexit y el asesor y estratega de Johnson que lo llevó a ganar el referéndum europeo de 2016, las primarias del partido conservador en julio de 2019 y las generales de diciembre de 2019. 

Entonces se convirtió en asesor en jefe de Johnson, que le dio libertad absoluta convirtiéndose en la persona no electa más poderosa del gobierno, en su confidente, en su gurú. Esto le granjeó muchos enemigos. Tal vez el principal fue Carrie Symonds, la prometida de Johnson. Symonds y Cummings se enzarzaron en una guerra por el control del círculo íntimo del primer ministro que ganó ella provocando el despido de Cummings en noviembre del año pasado. 

A partir de entonces empezó su venganza. Su intención es la de destruir la reputación de Johnson, al que conoce mejor que nadie. Ante la comisión parlamentaria ha dicho que Johnson no se creía lo de la pandemia y que quería inyectarse el virus del covid en directo por televisión para demostrar que no era peligroso y que lo comparaba con la varicela.

Cummings también se ha vengado de Symonds a la que ha tachado de frívola y consentida. Ha dicho que mientras el gobierno discutía si confinaban o no a la población, ella solo estaba preocupada por una información que había salido sobre su perro.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas