Bielorrusia

Bielorrusia: Círculos prorrusos acusan a periodista preso de extremista

El activista opositor bielorruso Roman Protasevitch en una foto tomada el 25 de marzo de 2012 durante una manifestación en Minsk
El activista opositor bielorruso Roman Protasevitch en una foto tomada el 25 de marzo de 2012 durante una manifestación en Minsk STR AFP/Archivos

Según varias fuentes, Román Protasévitch habría acudido varias veces en 2014 y 2015, al frente de Donbás, en el este de Ucrania, donde se fotografió vistiendo el uniforme del Batallón Azov, un batallón de voluntarios nacido del movimiento de extrema derecha ucraniano. Los círculos prorrusos aprovecharon las informaciones para presentarlo como un extremista.

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Kiev, Stéphane Siohan.

El caso del desvío del vuelo Atenas-Vilnius en Bielorrusia sigue dando que hablar, y se multiplican los llamamientos en toda Europa para la liberación del joven periodista Román Protasévitch, que fue sacado del avión y encarcelado en Minsk.

Sin embargo, desde mediados de semana se está gestando una polémica en las redes sociales sobre el perfil político del joven. Según varias fuentes, Román Protasévitch habría acudido varias veces en 2014 y 2015, al frente de Donbás, en el este de Ucrania, donde se fotografió vistiendo el uniforme del Batallón Azov, un batallón de voluntarios nacido del movimiento de extrema derecha ucraniano.

Los círculos prorrusos de Europa han aprovechado el caso para presentar a Protasévitch como un neonazi, aunque la información fragmentaria sobre este episodio de la vida de Protasévitch exige cierta cautela.

Protasévitch descubrió el universo de las revoluciones en la plaza de la Independencia Maidán, en Kiev, en 2014, y luego estuvo unas veces cerca de Mariúpol, en la base del Batallón Azov, una tropa con neonazis en sus filas.

Según nuestras informaciones, al menos dos personas declaran haberle visto allí, y dicen que fue al Donbás para hacer periodismo y cubrir el batallón.

Sin embargo, han aparecido fotos en las que un joven parecido a él lleva un uniforme y sostiene un arma.

Ya sea que se trate de un compromiso de combatiente o de un simple error de un aprendiz de periodista, ya que sólo tenía 19 años en ese momento, por ahora no hay nada que sugiera que Protasévitch fuera un miembro activo del movimiento Azov o que comparta las ideas de extrema derecha de algunos de los miembros del grupo.

Sus padres dicen que Protasévitch, desde los 15 años, soñaba con ser periodista de guerra, y los testigos que lo conocieron hablan de un "observador", de jóvenes, como hubo muchos en el Donbás en 2014 que jugaron con fuego, fuera de cualquier marco deontológico o profesional.

Sin embargo, estas fotos, así como detalles inquietantes, revelaron un lado sombrío del joven preso, que fue inmediatamente aprovechado por los círculos prorrusos, para presentarlo como un extremista.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas