Rusia

Rusia aprueba ley electoral que puede excluir a opositores

Un cartel del opositor ruso Alexei Navalny siendo cubierto en las calles de San Petersburgo. 28 de abril de 2021.
Un cartel del opositor ruso Alexei Navalny siendo cubierto en las calles de San Petersburgo. 28 de abril de 2021. REUTERS - ANTON VAGANOV

Los senadores rusos adoptaron este miércoles una nueva ley que, según la oposición, está destinada a acallar las voces disidentes antes de las legislativas de septiembre, en un contexto de redadas y detenciones crecientes contra los detractores del Kremlin.

Anuncios

Con Xavier Colàs, corresponsal de RFI en Moscú

Las autoridades rusas siguen adelante con su campaña contra la oposición ante las elecciones parlamentarias en septiembre. La cámara alta de Rusia respaldó una ley para prohibir a los aliados del opositor Alexei Navalny presentarse a las elecciones.

El proyecto de ley, aprobado por abrumadora mayoría por el Consejo de la Federación, haría imposible la postulación a las elecciones parlamentarias de líderes, donantes y militantes de base de estos grupos que ahora pasan a ser considerados “extremistas".

Los líderes de tales grupos no podrán postularse en las elecciones parlamentarias durante cinco años, mientras que los miembros y quienes ayudaron a financiar su trabajo tendrán prohibido postularse durante tres años. El proyecto de ley ya ha sido respaldado por la cámara baja del parlamento,

Antes tiene que hablar la justicia. Un tribunal ruso está considerando la posibilidad de designar a la red política de Navalny como una organización extremista y podría tomar una decisión la próxima semana. Dice el senador Andrei Klimov que ”ningún país civilizado permite a los extremistas en sus órganos oficiales" En la práctica, el movimiento de Navalny queda equiparado con el Estado Islámico.

Otros casos

Hay pocas dudas sobre dónde terminará este proceso, visto que la red de oficinas regionales del activista ya ha sido clasificada de "extremista" por los servicios financieros reguladores.

El equipo de Navalny ha denunciado el deseo del Kremlin de neutralizar su movimiento y de acallarlo antes de las elecciones del 19 de septiembre, en un momento en que el partido en el poder, Rusia Unida, cae en los sondeos de intención de voto, pese a la popularidad de Putin. Su declive se debe fundamentalmente a la situación financiera complicada y a los múltiples escándalos de corrupción.

La presión contra las voces críticas ha aumentado en estos días entre los adeptos de Navalny, encarcelado desde enero y con la perspectiva de tener que pasar dos años en prisión.

Un ejemplo claro es que Andreï Pivovarov, de 39 años, exdirector de la organización (Rusia Abierta), arrestado el lunes por la noche en un avión que iba a despegar en San Petersburgo en dirección Varsovia, fue puesto en detención provisional hasta el 31 de julio.

Pivovarov es objeto de una causa penal por "participación en las actividades de una ONG extranjera considerada indeseable", un cargo punible con hasta seis años de prisión.

Rusia Abierta fue fundada por el millonario y opositor en el exilio Mijaíl Jodorkovski.

"Es un pretexto para impedirle que participe en las elecciones", denunciaron los allegados del detenido.

A esto se suman también las redadas realizadas el martes en los domicilios de varios opositores y la detención del exdiputado Dmitri Gudkov, de 41 años, aliado de Navalny.

A Gudkov se le acusa de estar presuntamente implicado en casos de "fraude y abuso de confianza" en un caso de alquileres impagados, un delito que puede merecer cinco años de cárcel.

Según su padre, Guennadi, que también fue diputado, estas acciones tienen un fin "estrictamente político: limpiar el escenario político antes de que se presenten los candidatos a diputados y amordazar a los críticos del poder".

 Este miércoles, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó que estos casos "no tienen ninguna relación con la política".

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas