España

España: Comienza el juicio a un excomisario que sacude a las élites del país

El excomisario de policía español José Manuel Villarejo, asiste al primer día de su juicio por presunto espionaje, en el juzgado de lo penal de San Fernando de Henares, a 30 km de Madrid, el 13 de octubre de 2021.
El excomisario de policía español José Manuel Villarejo, asiste al primer día de su juicio por presunto espionaje, en el juzgado de lo penal de San Fernando de Henares, a 30 km de Madrid, el 13 de octubre de 2021. AFP - FERNANDO VILLAR

Este miércoles comenzó en España el juicio al excomisario José Manuel Villarejo ante la Audiencia Nacional, la principal instancia penal del país. El proceso aborda tres causas que salpican a empresarios sospechosos de haber recurrido a los servicios del entonces policía para espiar a la competencia.

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Madrid, Luis Méndez, y AFP.

El excomisario Villarejo es uno de esos personajes que alguien pensaría que solo pueden pertenecer a la ficción. Sin embargo, el expolicía forma parte desde hace décadas de una de las realidades más insólitas de España, repleta de secretos de Estado, tramas de corrupción y escándalos en los que Villarejo ha jugado un papel fundamental, ya fuera como espía al servicio del Estado y de grandes corporaciones, o como recaudador de información sensible para que otros pudieran utilizarla a su conveniencia contra políticos o empresarios.

Influyente y con relaciones al más alto nivel, el expolicía se hizo millonario vendiendo informes especiales y contribuyendo al montaje de campañas de desprestigio.

Villarejo también trabajó como agente encubierto en el Ministerio del Interior para realizar algunas de las tareas más delicadas vinculadas a las llamadas cloacas del Estado, tanto con los conservadores como con los socialistas.

En su historial también destacan las grabaciones que hizo en secreto a la princesa Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, una las amantes del rey emérito Juan Carlos I que reveló que el monarca recibía comisiones millonarias.

De lo que no cabe duda es de la competencia profesional de Villarejo, ya que pudo lucrar y sobrevivir durante años a pesar de los muchos enemigos que acumulaba.

"A mí no se me ha tratado como un presunto delincuente, se me ha tratado como un enemigo que hay que aniquilar", denunció este expolicía a su llegada a la Audiencia Nacional, , que lo juzga junto a otras 26 personas. "En este país, cuando alguien molesta, se le aniquila, se le destruye y se utilizan lamentablemente instituciones tan serias como la justicia", añadió Villarejo, que llego al tribunal con una boina oscura y con gafas de sol.

Al ser preguntado sobre el resultado de este primer juicio, el excomisario declaró este miércoles que "confí[a] absolutamente en la independencia de la justicia". "Confío en que este es un Estado de derecho y, por tanto, yo espero que no se haga, digamos, una justicia folclórica", insistió.

Villarejo, de 70 años, nació en una modesta familia andaluza, el excomisario "era lo que se puede denominar un 'investigador dopado'", explica Manuel Bravo Pérez. "Dopado porque desarrolló un negocio privado de consultoría, pero al mismo tiempo tenía sus pies metidos todavía en la estructura pública de la policía nacional", agrega.

Varios pesos pesados del poder económico español están acusados de haber recurrido a sus servicios, como el antiguo jefe del banco BBVA, Francisco González, o el presidente del grupo energético Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, señalado en junio por "corrupción activa".

Sánchez Galán es sospechoso de haber contratado a Villarejo para espiar a otros grandes empresarios, entre ellos Florentino Pérez, presidente del grupo de construcción ACS y del Real Madrid.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas