Nuclear

Francia utilizó a soldados como conejillos de indias

Auguste Ribet estuvo presente en la explosión de la primera bomba atómica en Argelia. Desde hace 10 años lucha contra varios cánceres. Valdécie, Francia, 2 de febrero de 2010
Auguste Ribet estuvo presente en la explosión de la primera bomba atómica en Argelia. Desde hace 10 años lucha contra varios cánceres. Valdécie, Francia, 2 de febrero de 2010 AFP / Kenzo Tribouillard
2 min

El ejército expuso a 300 soldados a pruebas nucleares en el Sáhara argelino en la década de los 60. El objetivo de estudiar los efectos en el hombre del arma atómica, según un informe confidencial. El ministerio de Defensa asegura que no estaban al corriente del informe.

Anuncios

El informe secreto publicado este martes por el diario Le Parisien asegura que las pruebas con humanos se realizaron en el Sáhara argelino y tenían como objetivo estudiar los efectos de una explosión nuclear en un escenario de guerra.

Al ejército francés le acaba de caer una bomba “atómica” en forma de informe confidencial. Según publica el diario francés Le Parisien, durante los años 60, el ejército expuso a 300 soldados a menos de 600 metros del punto de impacto de armas atómicas para comprobar los efectos de las radiaciones en el hombre.

El objetivo era “estudiar los efectos fisiológicos y psicológicos producidos en el hombre por el arma atómica” se puede leer en el texto. Titulado "La Génesis de la organización y los experimentos en el Sáhara", el texto fue redactado dos años después de que Francia, con Jacques Chirac al frente, decidiera dejar las pruebas nucleares en 1996. Más concretamente se trataba de ver de qué manera podían posicionarse las tropas en caso de explosión nuclear.

El texto destaca que aunque los mandos militares conocían los peligros de la exposición radiactiva, decidieron que los reclutas no llevaran máscaras de gas, sino máscaras para el polvo porque de esta manera podían moverse más rápidamente.

El ministro de Defensa, Hervé Morin, dijo no conocer el informe e insistió en que ya se ha aprobado una ley que permitirá indemnizar a los afectados por las pruebas nucleares. Francia comenzó los ensayos nucleares en el Sahara en 1960 y siguió en Argelia hasta 1966, incluso después de la independencia de la excolonia, en 1962. Después trasladaron las pruebas a Fangataufa y Mururoa, en la Polinesia hasta 1996.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas