Saltar al contenido principal
Francia/Burka

El Gobierno aprueba el proyecto de ley contra el uso del velo integral

Salma de 22 años, una joven francesa convertida al Islam.
Salma de 22 años, una joven francesa convertida al Islam. ©Reuters
Texto por: RFI
4 min

Si el texto es ratificado en la Asamblea y el Senado, en primavera del año que viene estará penado el uso del burka o el niqab en espacios públicos con una multa 150 euros. Si un hombre obliga a su pareja a usar esta prenda, se enfrentará a una sanción de 15.000 euros. El Consejo de Estado pone reparos legales al proyecto.

Anuncios

“El burka no es bienvenido en Francia”. Casi un año después de que el presidente Nicolas Sarkozy proclamara esta frase en una inédita asamblea conjunta con los diputados y senadores franceses en el Palacio de Versalles, el Gobierno de Francia tiene aprobado su proyecto para prohibir el uso del velo integral en los espacios públicos.

El Ejecutivo entiende que el uso del burka –que cubre todo el rostro- y el niqab-que habilita una rejilla para los ojos- atenta contra la “dignidad de la persona y de la mujer", contra los valores “fundamentales” de Francia. “En este asunto, el gobierno toma a conciencia un camino exigente, pero justo", sostuvo Sarkozy ante sus ministros, según una intervención difundida por el palacio presidencial del Elíseo.

El texto aprobado por el gabinete de ministros estipula que quien contravenga la norma deberá pagar una multa de 150 euros o realizar un curso sobre los valores de la ciudadanía francesa. Del mismo modo, la ley establece una multa importante para aquellos hombres que obliguen a su pareja mediante "amenazas o violencia, abuso de poder o de autoridad" a usar el velo integral. Será considerado como un delito de "instigación para ocultar el rostro" y será penado con una sanción de15.000 euros.

El proyecto será enviado en julio para su aprobación en la Asamblea Nacional y, si pasa el trámite, se procederá a su ratificación en el Senado. Así, si se cumplen los plazos previstos entrará en vigor en primavera del año que viene.

Sin embargo, el camino de este texto puede no ser tan sencillo como presume el Gobierno de Sarkozy. El Consejo de Estado, una de las altas instancias consultivas, ha mostrado sus reparos ante esta prohibición, ya que “entraña cierta fragilidad jurídica”. En su lugar, este órgano apuesta por unos límites más laxos, condicionados a lugares públicos donde primen las condiciones de seguridad o el peligro de fraude: tribunales; comisarías, colegios, etc. De hecho, desde 2004 están prohibidos los velos en los centros escolares, una medida que se integró en la ley que prohíbe el uso de “signos religiosos ostensibles” en estos espacios.

Sarkozy se ha referido a las "posibles objeciones" al texto, considera que serán "las diversas jurisdicciones competentes las que deban pronunciarse en función de sus ideas sobre los principios fundamentales de la república y de los derechos humanos".

Este es un debate que ha generado una viva polémica en Francia. No en vano, es un país con un laicismo bien arraigado en la sociedad, pero en el que viven seis millones de musulmanes, la mayor comunidad de este carácter residente en Europa. Se calcula que unas 2.000 mujeres usan el velo islámico integral.

La polémica se extiende en Europa

En este tiempo, la polémica se ha extendido por el viejo continente. Bélgica ilegalizó en abril el uso del burka en los espacios públicos y diversos países estudian medidas similares.

En Holanda por ejemplo se deja potestad a los colegios para prohibir o no la prenda, aunque el debate para prohibirlo en todos los espacios público está latente. Ese mismo debate está presente en Italia, Dinamarca, Holanda o Suiza.

En España el debate no está extendido a nivel nacional, pero puede hacerlo en breve, después de que una ciudad de 140.000 habitantes llamada Lérida, haya decidido estudiar esta prohibición.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.