Francia/ Audiovisual

Remy Pflimlin, nuevo patrón de la Televisión Pública

Rémy Pflimlin, nuevo presidente de la televisión pública  en Francia.
Rémy Pflimlin, nuevo presidente de la televisión pública en Francia. AFP/ Martin Bureau

Remy Pflimlin, el nuevo patrón de France Televisions,  la televisión pública francesa acaba de entrar en funciones este lunes, tras su nombramiento por el Presidente de la República Nicolás Sarkozy. Nada más tomar posesión de su cargo, Pflimlin, que sucede a Patrik de Carolis, anunció ya nombramientos y destituciones.

Anuncios

Bruno Patino, el ex director de “Le Monde interactivo” y de la emisora de radio “France Culture”, ha sido nombrado responsable del Polo numérico de France Televisions, y la periodista Arlette Chabot abandona la dirección de la información en provecho de Thierry Thuillier. Un gesto, este último, que la prensa interpreta aquí como un intento de Pflimlin de agradar al Elíseo, pues Arlette Chabot había sido criticada por Sarkozy.

“He atravesado muchas tempestades, le deseo que encuentre aguas menos agitadas” así lo ha declarado el presidente saliente Patrick de Carolis a su sucesor en la ceremonia de traspaso de poderes. Durante cinco años al frente de la Televisión Pública, Carolis ha dejado un balance positivo de su gestión, que atravesó por varias crisis con la supresión de la publicidad en la televisión pública. Su mandato estuvo marcado por su enfrentamiento con el jefe del Estado, Nicolás Sarkozy, cuando éste criticó severamente la calidad de los programas en la televisión estatal. Carolis siempre defendió la “cultura” y el estilo de la televisión pública frente a las cadenas de la televisión privada y sobretodo frente a TF1, la cadena privada más allegada al poder.

Remy Pflimlin es el primer presidente de France Televisions nombrado directamente por el Presidente de la República, en conformidad con la reforma del sector audiovisual que lanzó Sarkozy. Creado en 1989 el CSA Consejo superior del audiovisual, es un organismo colegial de expertos que designaba hasta la fecha a los dirigentes del audiovisual público en Francia. La reforma de Nicolás Sarkozy, muy controvertida y criticada por la oposición, ha consistido en la designación directamente por el jefe del Estado de los dirigentes de esas empresas públicas.

La oposición de izquierdas ha criticado con virulencia la voluntad del Presidente de la República de intentar con esa reforma “controlar” la información en el sector público audiovisual. Es probablemente para salir al paso de esas críticas que Nicolás Sarkozy decidió designar a Remy Pflimlin, en lugar de Alexandre Bompard que había sido citado como su “favorito” para ese puesto. Pflimlin tiene la reputación de ser una personalidad independiente y un buen profesional, conocedor del sector audiovisual. Bompard, siendo también buen profesional, estaba considerado en cambio como excesivamente allegado o amigo del Presidente.

La designación de Pflimlin es interpretada en París por los analistas como una tentativa de Sarkozy de evitar un incremento de la polémica sobre su forma de ejercer el poder, sobretodo cuando el gobierno se dispone a hacer pasar en los próximos meses una reforma importante de su mandato: la de las pensiones. Reforma que tropieza con la hostilidad de las organizaciones sindicales en Francia.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas