Francia

El silencio de Villepin sobre quién se benefició de las ‘retrocomisiones’

Dominique De Villepin, el 25 de noviembre de 2010 en el Palacio de Justicia de París.
Dominique De Villepin, el 25 de noviembre de 2010 en el Palacio de Justicia de París. ©Reuters

El ex primer ministro declaró durante cuatro horas ante el juez Renaud van Ruymbeke pero se quedó mudo cuando le preguntaron sobre quién cobraba las ‘retrocomisiones’ que venían de Pakistán. El abogado de las familias de las víctimas del atentado de Karachi, Olivier Morice, afirma que el silencio de Dominique de Villepin es la prueba de que teme crear un sismo político en la UMP.

Anuncios

A la salida del encuentro con el juez Van Ruymbeke en la sección financiera del Tribunal de Gran Instancia de París, primer grado del orden judicial francés, Dominique de Villepin confirmó sus sospechas sobre la existencia de unas retrocomisiones que pudieron haber servido para financiar la campaña presidencial de Edouard Balladur en 1995.

Villepin, sin embargo, permaneció silencioso “durante minutos,” cuando el juez le pidió que le diera los nombres de las personas que se beneficiaron de esas retrocomisiones. Así al menos lo afirmó al salir de la audiencia, el abogado de las familias de las víctimas del atentado de Karachi, Olivier Morice. Para el abogado, ésta es la prueba de que Villepin teme que dando los nombres se abra la caja de Pandora en su partido, la UMP.

El ex primer ministro compareció en el marco de una investigación sobre un atentado en el que en 2002 murieron once ingenieros franceses en Karachi, Pakistán. Los familiares de las víctimas sostienen que el ataque no fue obra de Al Qaida como se estableció en un primer momento, sino que respondió al cese del pago de unas comisiones por parte de Francia.

Unas comisiones establecidas para conseguir contratos de armamento con Pakistán y con Arabia Saudita. Estas comisiones presuntamente incluían unas retromisiones que volvían a Francia a través de una sociedad basada en Luxemburgo.

Durante la audiencia, Dominique de Villepin dijo no obstante que el cese del pago de esas comisiones, decidido por Jacques Chirac cuando llegó a la presidencia en 1995, no tiene “ningún vínculo” con el atentado de Karachi.

Los familiares de las víctimas han solicitado la comparecencia de varios ministros, ex ministros y también que se desclasifiquen documentos para conocer la verdad del caso. Incluso Nicolas Sarkozy está en el ojo del huracán ya que durante la campaña de Balladur, él era su vocero, y antes en su gobierno, ministro de Presupuesto.

Sarkozy y Villepin, pese a pertenecer al mismo partido político, protagonizan una dura batalla desde hace años. Algunos analistas piensan que este caso es un nuevo capítulo en la campaña de desprestigio contra el presidente francés. “El problema de Francia es Sarkozy”, dijo recientemente Villepin en una entrevista.

Sarkozy tampoco ha dudado en cuanto ha tenido la ocasión en machacar a Villepin por ejemplo en el caso de espionaje político financiero Clearstream. Antes del juicio, en el que estaba procesado Villepin, su enemigo jurado tuvo un lapsus: “Al cabo de dos años de investigaciones, dos jueces independientes estimaron que los culpables debían ser llevados ante un tribunal correccional", sostuvo el presidente. Villepin finalmente fue declarado no culpable aunque la decisión fue apelada.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas