Saltar al contenido principal
La oposición pide su dimisión

Los dudosos ‘negocios’ de la canciller francesa en Túnez

La canciller Michèle Alliot-Marie y su marido Patrick Ollier, ministro de Relaciones con el Parlamento, en la Asamblea Nacional francesa, París, 9 de febrero de 2011.
La canciller Michèle Alliot-Marie y su marido Patrick Ollier, ministro de Relaciones con el Parlamento, en la Asamblea Nacional francesa, París, 9 de febrero de 2011. ©Reuters
Texto por: RFI
4 min

El semanario satírico francés 'Le Canard Enchaîné' publica este miércoles nuevas revelaciones sobre las vacaciones de Michèle Alliot-Maire en Túnez en las que sus padres firmaron un contrato inmobiliario con un hombre de negocios tunecino próximo a Ben Alí. Prensa y oposición critican a la jefa de la diplomacia francesa por incurrir en un “conflicto de intereses”.

Anuncios

Le Monde se pregunta “¿Hasta cuándo?” y “¿Hasta dónde?” refiriéndose a Michèle Alliot-Marie. El diario francés afirma que el presidente Nicolas Sarkozy aún no ha entendido que la credibilidad de Francia se está viendo afectada por el escándalo del viaje de la canciller a Túnez unos días antes de que estallara la revuelta, por su propuesta de enviar a policías a reprimir la protesta contra Ben Alí y por el último capítulo, los negocios de los padres de la jefa de la diplomacia francesa con el clan del presidente depuesto.

Alliot-Marie siempre ha defendido que fue una casualidad que coincidiera en el aeropuerto con el “amigo Aziz Miled” que al ver que tenían el mismo destino vacacional, Tabarka, les propuso llevarles en su jet privado.

Sin embargo, Le Canard Enchaîné publicó hoy las verdaderas razones del viaje de la canciller MAM, como se la conoce en Francia por las iniciales de su nombre y apellidos. Según sus informaciones, no hubo nada de fortuito ni azaroso en su viaje, ni en el uso de jet privados del clan de Ben Alí. Las vacaciones de fin de año fueron organizadas para hacer negocios en Tabarka, en un hotel llamado Sentido Beach, cuyo propietario es un millonario, Aziz Miled, asociado de todos los cuñados de Ben Alí.

Entre las dos familias, los Miled y los Marie, los negocios siempre han ido viento en popa. Ambos son propietarios de una sociedad inmobiliaria. Si se habían dado cita en el hotel era para concluir una transacción: la compra por parte de los padres de MAM, de 94 y 92 años respectivamente, de las partes de la sociedad que poseían los Miled. Una operación que ascendió a 325.000 euros, aunque el diario asegura que, probablemente, se pagará mucho más.

Estas nuevas revelaciones, junto a la publicación de una guía deontológica sobre los regalos y las ventajas a los miembros del ministerio de Asuntos Exteriores, han hecho tambalear aún más a la más veterana de los ministros de Nicolas Sarkozy.

En una nota fechada en septiembre de 2009 sobre la deontología para evitar casos, por ejemplo de corrupción, se recomienda a los agentes del Departamento que “rechacen viajes de placer” y recuerdan las sanciones para quien los acepte “diez años de prisión y 150.000 euros de multa para quien acepte regalos en el ejercicio de un servicio público”.

Michèle Alliot-Marie se defendía el pasado 5 de febrero en la radio pública francesa argumentando que cuando está de vacaciones no es ministra de Asuntos Exteriores, lo que le valió un alud de críticas que le hizo rectificar dos días después. “Evidentemente soy ministra 365 días al año, 24 horas al día”, declaró al diario francés Le Parisien.

“Si tuviera sentido de Estado, dimitiría”, ha lanzado el jefe del grupo parlamentario del Partido Socialista francés, Jean-Marc Ayrault, refiriéndose a la ministra antes de añadir que “Francia ha perdido toda credibilidad… (MAM) no ha parado de mentir” y de pedir una “reglamentación” en la materia.

El centrista François Bayrou también ha pedido que se restablezca en Francia una “vida pública sana”. “Los que nos escuchan están hartos de ver cómo se mezclan de forma perpetua los asuntos privados con la política”, dijo el presidente del partido MoDem.

En las filas del propio partido de la ministra, el conservador UMP, empiezan a aparecer fisuras, si bien algunos, como la secretaria de Estado del Aprendizaje y la Formación profesional, Nadine Morano, han salido en su defensa afirmando que no hay nada de ilegal. “Muchos franceses hacen transacciones en Túnez”, dijo Morano olvidando el trabajo de la canciller.

Los apoyos en el seno del partido mayoritario en el Parlamento han sido pocos y muy tímidos. “Descubro las cosas en la prensa”, dijo Christian Jacop, presidente de la UMP en la Asamblea.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.