Saltar al contenido principal
Elecciones en Francia

Segunda vuelta: la lucha por el 1° de mayo

Marine Le Pen reparte autógrafos durante la campaña de la primera vuelta.
Marine Le Pen reparte autógrafos durante la campaña de la primera vuelta. ©Reuters.
Texto por: RFI
3 min

El presidente saliente Nicolas Sarkozy llamó a una ‘gran manifestación el 1º de mayo’ en torno al tema del ‘verdadero trabajo’. La fecha es tradicionalmente celebrada por la izquierda y los sindicatos, que denuncian una operación para captar el voto del ultraderechista Frente Nacional, que ese día marcha por Juana de Arco.

Anuncios

Separados por menos de dos puntos después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del domingo, el candidato socialista François Hollande (28,63%) y el presidente saliente Nicolas Sarkozy (27,18%) intentan, a su modo, conquistar al electorado del ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen (17,9%).

Mientras Hollande puede contar para la segunda vuelta con los votos del izquierdista Jean-Luc Mélenchon (11,1%) y de la ecologista Eva Joly (2,31%), que ya dieron una consigna de voto por el socialista, Sarkozy sólo tiene una reserva potencial de electores en la extrema derecha, por lo que multiplica sus guiños hacia ella.

Luego de afirmar el domingo que los franceses "no quieren unas fronteras que dejan pasar todo" ni "quieren que les quiten su modo de vida", Sarkozy anunció el lunes una "gran manifestación el 1º de mayo" en torno al tema del "verdadero trabajo" en oposición a los “asistidos”.

La convocatoria coincidirá con los desfiles sindicales del Día de los Trabajadores y con el tradicional desfile de la ultraderecha francesa en París, que celebra la figura de Juana de Arco.

Hollande acusó a Sarkozy de hacer del 1° de mayo “una fiesta de unos contra otros”, al lo que el presidente respondió: “No sabía que el 1° de mayo había sido privatizado por el Partido Socialista”. La crítica más virulenta al candidato derechista llegó de Mélenchon (Frente de Izquierda). “Hasta ahora, sólo los fascistas hacían eso [convocar a otra manifestación] el 1° de mayo, hacíamos un cortejo, cuando hay uno, con los sindicatos”, denunció.

Hollande, por su parte, trata a su manera de seducir a los electores del FN, aunque sin tratar de utiliza la temática de la inmigración o la inseguridad. "Estoy pensando, aquí en Bretaña, en esos hombres y mujeres que ya no saben a quién mirar y se han ido con los malos vientos del voto extremo (...) Debemos escucharlos, en muchos casos son obreros que no saben cómo será el mañana, sonjubilados que no pueden más, agricultores que temen por la supervivencia de su explotación, incluso jóvenes (...), yo debo hablarles a todos", dijo el lunes en un mitín.

Por su parte, Marine le Pen se negó el lunes por la noche en una entrevista televisiva a dar una consigna de voto, afirmando que se explicará en el desfile del 1 de mayo. Sin embargo, los encuestadores estiman que hasta un 80% de los votos de Marine Le Pen irán hacia Sarkozy.

Quedan los electores del centrista François Bayrou, que llegó el domingo en quinto lugar con el 9,13% y por el momento tampoco ha manifestado si llamará a votar por Hollande o Sarkozy.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.