Francia

De remate: artista surcoreana compra un pueblo francés en una subasta

Courbefy.
Courbefy.
Texto por: RFI
3 min

La fotógrafa asiática conocida como Ahae paga 520.000 euros para quedarse con una aldea abandonada en el centro de Francia. El nuevo proyecto tendrá que ver con 'la cultura' y el 'medio ambiente'. Los habitantes de la región esperan sobre todo que la nueva dueña convierta el lugar en una fuente de trabajo.

Anuncios

Habían transcurrido sólo cuatro minutos del inicio de la subasta cuando el golpe de martillo dio por finalizada la puja: el pueblo de Courbefy, en el departamento de Haute-Vienne, (a 40 kilómetros de la ciudad de Limoges) tenía un nuevo propietario: la artista surcoreana Ahae, que ofreció 520.000 euros.

La fotógrafa, que realizó la operación a través de su empresa Ahae Press inc., se impuso ante los otros dos compradores que se habían anotado en la subasta.

La decisión de Justicia francesa de subastar todo un pueblo se había convertido en una noticia internacional. La media judicial fue tomada luego de que el dueño anterior de Courbefy dejara de pagar las deudas contraídas para llevar a cabo un proyecto hotelero, viendo incautada su aldea adquirida por 700.000 euros.

De momento, no se sabe cuáles son los planes de Ahae, cuya exposición “Through my window” debe ser exhibida en el Museo del Louvre de París a partir del 26 de junio. Sólo trascendió que el proyecto será "artístico, cultural" y en sintonía con "el medio ambiente", según el presidente de la empresa.

Situada en un parque regional y clasificada como “patrimonio histórico”, la aldea fue en otra vida un centro de vacaciones para niños, con su piscina, cancha de tenis y establos con un panorama de 360 grados a 557 metros de altura.

Tras su abandono en 2008, la aldea atrajo rave parties salvajes y ladrones, que fueron progresivamente deteriorando las instalaciones. Los 150 habitantes del pueblo vecino de Saint-Nicolas ya se resignaban a la muerte de Courbefy, y sin ningún tipo de fuente de trabajo en la región esperaban su turno. Cuando ocurrió el milagro de la subasta pública.

La noticia del remate del pueblo francés recorrió el mundo. “Mas de 150 compradores se han manifestado desde entonces”, aseguraba Bernard Guilhem, el alcalde adjunto de Saint-Nicolas-Courbefly. “Hice visitar el pueblo a chinos, taiwaneses, rusos, rumanos, argelinos, qataríes… Uno de los inversores vino incluso en jet privado”, relataba Guilhem, quien dedicara las últimas horas a la prensa del mundo entero.

Entre los posibles compradores, había quienes proyectaban un complejo para discapacitados mentales; otros investigaban sobre la posibilidad de edificar un helipuerto o, por qué no, convertirlo en casa de fin de semana para jubilados. Incluso había quien apostaba a convertirlo en set de filmación.

“El grupo holandés Endemol lo quiere para desarrollar un nuevo concepto de reality show. La idea es que los participantes rehabiliten la aldea y el vencedor se convierta en su propietario", contaba Guilhem.

“La llegada de nuevas personas van a resucitar el pueblo y a general empleo; es una oportunidad para la economía local”, festejaba el alcalde.

El precio inicial de la subasta era de 330.000 euros.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas