Francia

Francia quiere seducir a los estudiantes extranjeros mejorando su acogida

Protesta de estudiantes extranjeros, el 17 de noviembre de 2011en París.
Protesta de estudiantes extranjeros, el 17 de noviembre de 2011en París. RFI/Mariana Castañ

Reducir la cantidad de trámites, crear permisos de residencia plurianuales, permitir que los mejores estudiantes puedan insertarse en el mercado laboral francés: estas son algunas de las medidas que el gobierno de François Hollande ha anunciado para revertir la posición 'frágil' del país en materia de oferta educativa internacional. Francia ha pasado de ser del cuarto al quinto país más buscado por los jóvenes a la hora de estudiar en el exterior.

Anuncios

El ministro de Interior, Manuel Valls, lo reconoce: Francia reserva una acogida "a menudo indigna" a los estudiantes extranjeros. Interminable papeleo para inscribirse en la universidad francesa y obtener el visado desde el país de origen, falta de interlocutores en la Facultad, interrogatorios en la Prefectura para renovar el permiso de estadía, escollos para hallar trabajo aunque se disponga del diploma requerido… Ser un estudiante extranjero en Francia tiene mucho de una carrera de obstáculos.

Es quizás por estos motivos que Francia pasó del cuarto al quinto puesto de países por el número de estudiantes extranjeros. De hecho, la ministra de Enseñanza Superior, Geneviève Fioraso, reconoció que la posición de Francia es “frágil”, durante una visita a la Ciudad Universitaria Internacional de París.

Para revertir esta tendencia, los responsables de las carteras de Interior y de Educación anunciaron el martes una batería de medidas. Por un lado, los estudiantes gozarán de permisos de residencia plurianuales, adaptados a la duración de los estudios, en vez de tener que reiniciar cada año los engorrosos trámites para poder seguir cursando.

Los ministros propusieron además agilizar la burocracia académica con la instalación, cerca de los campus, de oficinas administrativas en las que los estudiantes puedan hacer todas las gestiones necesarias juntas.

Los ministros explicaron que quieren facilitar la inserción de los mejores estudiantes extranjeros en el mercado laboral francés, lo que supone dar marcha en la ofensiva del Gobierno de Nicolas Sarkozy, que había optado por restringir los permisos de trabajo.

El gobierno de Hollande apuesta por otra parte a diversificar el origen de los estudiantes, poniendo el acento en los países emergentes. Para ello, los cursos en idiomas extranjeros serán legalizados en el proyecto de ley sobre la Enseñanza Superior y la Investigación, examinado por los diputados franceses el 22 de mayo.

En 2012, unos 290.000 extranjeros realizaban estudios en Francia, lo que representa el 12,3% de la población de estudiantes universitarios del país. La proporción de extranjeros aumenta con el nivel de estudios, para alcanzar 41% de los estudiantes de doctorado
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas