Saltar al contenido principal
Francia

La extrema derecha elogia al suicida de la catedral Notre Dame

El historiador y ensayista ultraderechista Dominique Venner se suicidó este 20 de mayo en la catedral Notre Dame.
El historiador y ensayista ultraderechista Dominique Venner se suicidó este 20 de mayo en la catedral Notre Dame. Wikipedia
Texto por: RFI
3 min

Un hombre se suicidó este 21 de mayo delante del altar de la catedral Notre Dame de París, obligando la evacuación de numerosas personas. La ex candidata presidencial del partido de extrema derecha Frente Nacional Marine Le Pen rindió homenaje al suicida, figura intelectual reconocida en los medios nacionalistas.

Anuncios

Un hombre de 78 años se disparó este martes en la tarde una bala en la boca delante del altar de la catedral Notre Dame de París. Cerca de 1.500 personas fueron evacuadas del lugar, uno de los más visitados de la capital. El drama ocurre cinco días después de que un hombre de 50 años se suicidara en una escuela primaria, también en París, delante de una decena de niños de seis años.

Un suicido en Notre Dame es “algo sin precedente”, según fuentes del obispado. El ministro del Interior, Manuel Valls, se trasladó al lugar. Monseñor Patrick Jacquin, rector de la catedral de París, precisó a la prensa que el hombre había depositado una carta en el altar antes de matarse. Muy pronto se descubrió que el suicida era conocido en los medios nacionalistas y en la extrema derecha.

Se trata del historiador y ensayista Dominique Venner, militante de ultraderecha desde hace más de 50 años. La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, quien ocupó el tercer lugar en las elecciones presidenciales de 2012, reaccionó de inmediato en su cuenta Twitter. “Todo nuestro respeto a Dominique Venner cuyo último gesto, eminentemente político, habrá sido tratar de despertar al pueblo francés”, dijo Le Pen, líder del Frente Nacional (FN). 

Antes de acabar con su vida, el escritor ultraderechista se aseguró de explicar el gesto irreparable. Uno de sus amigos leyó en la radio una carta de despedida en la que Venner afirma: “Me mato para despertar las conciencias dormidas (…) Me rebelo contra los deseos individuales invasores que destruyen nuestro anclaje de identidad, en particular la familia, base íntima de nuestra civilización varias veces milenaria”.

Ese mismo martes en la mañana, el historiador había explicado en su blog que los opositores a la ley del matrimonio gay, promulgada el sábado en Francia, no podían “limitarse al rechazo del matrimonio gay” y que el verdadero “peligro” es el gran reemplazo de la población de Francia y de Europa”, en alusión a la inmigración extraeuropea. También afirma necesario sacrificarse “para romper el letargo que nos aplasta”.

El editor de los libros de Venner, Pierre-Guillaume de Roux, opinó que el gesto de Venner va mucho más allá de la ley sobre el matrimonio homosexual. Otro dirigente del ultraderechista FN, Bruno Gollnisch, interpretó el gesto como "una protesta contra la decadencia de nuestra sociedad”.

Del lado de las organizaciones que están a favor y en contra del matrimonio gay, las declaraciones fueron prudentes. La líder del movimiento Manifestación para todos (opositora), Frigide Barjot, dijo que se trataba del gesto de “una persona desequilibrada”. Un vocero de las organizaciones favorables al matrimonio gay, Nicolas Gougain, del Inter-LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans), declaró por su parte que era un acto “desesperado, lamentable y muy marginal”.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.