Francia

Excepción cultural: la contraofensiva de Francia contra Barroso

El presidnete François Hollande en una entrevista en televisión.
El presidnete François Hollande en una entrevista en televisión. REUTERS/Jacques Demarthon

La frase del presidente de la Comisión Europea tratando a Francia de ‘reaccionaria’ por defender la excepción cultural en el marco de las negociaciones de libre comercio han recibido este 17 de junio en Francia la reprobación del presidente, de la ministra de Cultura, de artistas y políticos de derecha y de izquierda.

Anuncios

¿Francia, un país reaccionario? El jefe de Estado francés no se imagina que Barroso haya podido calificar de esa manera a su país o incluso a sus artistas. El presidente de la Comisión Europea juzgó “reaccionaria” la determinación de Francia de excluir las industrias cinematográficas y musicales de un vasto tratado de libre comercio con Estados Unidos en una entrevista publicada por el International Herald Tribune.

Unas declaraciones que causaron “sorpresa” y “una cierta conmoción” en Francia, según le dijo Hollande personalmente a Barroso. El mandatario francés recordó que la excepción cultural “es un principio que siempre ha sido evocado y cada vez ha sido dejado de lado de las negociaciones comerciales” que ha llevado a cabo la Unión Europea en los últimos decenios. Para Hollande no hay razón para que esto cambie en esta oportunidad.

Por su parte, la ministra de Cultura francesa, Aurélie Filippetti, dijo que las declaraciones de Barroso habían sido “penosas e inaceptables”. Un ex ministro del presidente conservador, Michel Barnier, actual Comisario francés encargado del Mercado interno, declaró que “quien defiende la diversidad cultural no es un reaccionario sino alguien que está luchando por el futuro”.

Uno de los artistas más reputados de Francia, el cineasta Michel Hazanavicius, tachó de “lamentables” las declaraciones de Barroso y subrayó que “en un mercado no regulado, va a ser muy difícil para nosotros ser competitivos con el mercado estadounidense” que puede “hacer películas con presupuestos de 100 millones de dólares y venderlas en todo el planeta”.

Tras el inmenso revuelo que causó la declaración de Barroso, su portavoz, Olivier Bailly, trató de aplacar los ánimos precisando que el término “reaccionario” no designaba a Francia, sino a aquellos que lanzaron “ataques personales (…) a menudo violentos e injustificados”. Bailly evocaba, entre otros, lo que dijo el director Costa Gavras, que trató a Barroso de “hombre peligroso” para Europa. Bailly también dijo que no había ninguna discrepancia de fondo entre la Comisión Europea y Francia sobre la excepción cultural.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas