Saltar al contenido principal
Francia

El primer ministro Valls obtuvo el voto de confianza

Manuel Valls devant les députés mardi 8 avril pour son discours de politique générale avant le vote d'investiture.
Manuel Valls devant les députés mardi 8 avril pour son discours de politique générale avant le vote d'investiture. REUTERS/Charles Platiau
Texto por: RFI
3 min

Manuel Valls obtuvo este 8 de abril un voto de confianza en la Asamblea Nacional tras su discurso de política general, nueve días después de la derrota histórica de los socialistas en las elecciones municipales. El primer ministro deberá enfrentar la protesta de varias decenas de diputados de la izquierda.

Anuncios

En la Asamblea Nacional, la cámara baja del parlamento francés, el primer ministro Manuel Valls obtuvo este martes la confianza de los parlamentarios después de un discurso en el que prometió bajar los costos laborales y reducir los impuestos. El ex ministro del Interior de 51 años de edad consiguió 306 votos a favor, 239 en contra y 26 abstenciones.

El nuevo jefe del gobierno superó ampliamente la mayoría absoluta, que es de 289 sobre 577, pero no logró convencer a la totalidad de los tres grupos que apoyan al gobierno, socialistas, ecologistas y radicales de izquierda, que suman 325 diputados. Valls fue nombrado primer ministro el 31 de marzo pasado tras una debacle de los socialistas en las elecciones municipales.

El resultado de la votación es sobresaliente, pero Valls enfrentará dificultades para poner en marcha su política ya que tiene detractores en sus propias filas. Ochenta y seis diputados de izquierda, críticos con la política anunciada por el primer ministro socialista, están reclamando una “reorientación europea para poner fin a las políticas de austeridad”.

También cuestionan el principal proyecto del gobierno para alentar la recuperación económica, el “Pacto de Responsabilidad”, que consiste en reducciones por 30.000 millones de euros de cargas sociales para las empresas a cambio de que éstas creen empleo. Varios de estos diputados, a pesar de haber votado la confianza, han advertido que seguirán y amplificarán su protesta contra Valls.

En el discurso de política general de Valls “hay mucha comunicación pero pocos cambios, no hay cambio de dimensión ni de orientación”, escribió en un comunicado el partido ecologista EELV, que decidió no participar en el nuevo gobierno. Un vocero de la ultraizquierda, André Chassaigne, lamentó que Valls “persista en los errores que se han cometido hasta ahora”.

La oposición a Valls en el seno de la izquierda ha sido uno de los flancos de crítica de la derecha. “Su autoridad está directamente afectada por la disidencia que se organiza en el grupo socialista (en el parlamento)”, dijo el presidente del grupo parlamentario del opositor UMP. Otro dirigente de ese partido, Gilles Carrez, afirmó: “Al anunciar (…) una baja masiva de los impuestos en 2016 sin compensarlos con la reducción de gastos, el primer ministro ha decidido agravar el déficit presupuestario y aumentar los riesgos de que las condiciones de financiamiento de Francia se deterioren”.

Los retos de Valls son enormes, ya que Francia registró un déficit público de 4,3% del PIB en 2013, en baja respecto a 2012 (4,9%) pero aún superior a la meta del gobierno, de 4,1%. La deuda pública se elevó por su lado hasta un 93,5% del PIB francés.

El déficit registrado en 2013 hace improbable que Francia pueda respetar su compromiso ante sus socios europeos de reducirlo a menos de 3% en 2015. París, que ya se ha beneficiado de dos prórrogas, podría solicitar una tercera para cumplir con las metas impuestas por Bruselas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.