Saltar al contenido principal
Francia

Marine y Jean-Marie Le Pen, enfrentados por una declaración antisemita

Jean-Marie Le Pen y su hija Marine durante un acto público el 1 de mayo de 2010.
Jean-Marie Le Pen y su hija Marine durante un acto público el 1 de mayo de 2010. Reuters/Thomas Samson
Texto por: Alejo Schapire
3 min

El histórico líder del partido ultraderechista francés y su hija, que busca “desdiabolizar” el movimiento que ahora dirige, dejaron expuesta la crisis interna del Frente Nacional (FN), luego de que Jean-Marie Le Pen sugiriera “hornear” a un músico judío. Marine Le Pen calificó de “falta política” las palabras de su padre, mientras, el fundador del partido reivindicó la singularidad de la formación xenófoba.

Anuncios

La lucha entre la identidad histórica del partido que federa todas las corrientes de la extrema derecha francesa, el Frente Nacional (FN), y la búsqueda de una imagen moderna y capaz de llegar al poder han tomado la forma de una pelea familiar.

Este fin de semana, el presidente honorífico del FN, Jean-Marie Le Pen, y su hija, Marine, mantuvieron una discusión pública que dejó expuesto el conflicto en un movimiento históricamente antisemita, donde sus nuevos dirigentes buscan despegarse de la imagen xenófoba para convertirse en partido de gobierno.

Todo empezó este fin de semana, cuando en un video difundido en Internet, Jean-Marie Le Pen arremetió contra artistas que han hecho pública su oposición al FN, entre quienes figuran Madonna, el humorista francés Guy Bedos y el cantante y excampeón de tenis Yannick Noah. Cuando se le citó al cantante Patrick Bruel, que es judío, Jean Marie Le Pen respondió de forma jocosa. "Haremos una hornada la próxima vez", dijo el fundador del FN, acostumbrado a hacer humoradas con los campos de extermino nazi.

Marine Le Pen declaró que su padre había cometido una "falta política". El patriarca, de 85 años, le contestó este lunes a su hija que la verdadera "falta política" es "alinearse con el pensamiento único".

"Quieren parecerse a los demás partidos políticos. Ése es el deseo de algunos dirigentes del FN, y lo han conseguido. Son ellos los que cometen una falta política, no yo", dijo Jean Marie Le Pen a la radio RMC.

Otros tenores del partido también cargaron contra Jean-Marie Le Pen, a quien en otras épocas jamás habrían cuestionado públicamente. El vicepresidente del FN y pareja de Marine Le Pen, Louis Aliot, estimó que si el fundador del partido "utilizó la palabra 'hornada', es (...) algo políticamente estúpido e indignante". Mientras tanto, el diputado del FN, Gilbert Collard, sugirió a Jean-Marie Le Pen que se jubile.

Más allá del desacuerdo familiar, el enfrentamiento revela la crisis que atraviesa el FN. Mientras un sector histórico representado por Jean-Marie Le Pen reivindica el carácter antisistema y racista del movimiento, la nueva generación trata de enterrar esta sulfurosa imagen modernizando el discurso y las formas.

Marine Le Pen apuesta ante los medios por un giro social, convoca a cuadros formados en grandes escuelas francesas, levanta la bandera del laicismo y se niega a asociarse con los movimientos neonazis de Grecia y Hungría para formar un grupo en el Parlamento Europeo.

Su estrategia parece funcionar: en las últimas elecciones europeas, el FN se convirtió en el partido más votado de Francia (25,65%). Mientras tanto, su padre le recuerda de dónde viene y los límites de la normalidad de la familia política que ha heredado.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.