Saltar al contenido principal
Francia - Elecciones

El Frente Nacional, ¿primer partido de Francia?

Marine Le Pen, el 6 de febrero de 2015 en Nanterre.
Marine Le Pen, el 6 de febrero de 2015 en Nanterre. REUTERS/Charles Platiau
Texto por: Braulio Moro
4 min

Las elecciones departamentales francesas de este domingo 22 de marzo podrían confirmar la popularidad del xenófobo Frente Nacional (FN) como primer partido del país, relegando al mismo tiempo al gobernante Partido Socialista (PS) a un tercer lugar, muy por detrás del otro gran contrincante de elección, la Unión por un Movimiento Popular (UMP). A pocos días de la primera vuelta (la segunda será el 29 de marzo), los analistas y observadores se concentran en un punto, quién de entre el FN y el UMP llegará en primer lugar. Todos las encuestas dan una diferencia de menos de tres puntos entre una y otra formación.

Anuncios

 

Cubrir el terreno pensando en 2017.

El FN es el partido que mayor número de candidatos presenta a estas elecciones, pues ha logrado cubrir 93% de la totalidad de los cantones, en tanto que la otra fuerza de derecha, el UMP, sólo cubre 78% y el PS 77%. Para la presidenta del FN, Marine Le Pen, la operación tiene un doble objetivo: mostrar que es la fuerza política más implantada localmente y preparar el terreno para las elecciones presidenciales de 2017, cuando espera que la disputa por el ejecutivo gire a su favor. En las elecciones europeas del 2014 el FN llegó en primer lugar, hecho que Le Pen utiliza para decir que su formación es el primer partido de Francia.

En lo inmediato el FN apuesta a dar la gran sorpresa y ganar al menos un departamento (en total hay 101). "Si ganamos un departamento sería una ganancia absolutamente extraordinaria", la "demostración de una dinámica muy profunda", dijo Le Pen este lunes 16 de marzo al intervenir en una emisión de radio. Es un terreno desconocido hasta ahora para los integrantes de ese partido que, no obstante, posee innumerables consejeros en la instancia de dirección de los departamentos, el Consejo Departamental.

Elecciones con sabor de revancha

Para la UMP y su aliado de centro derecha UDI, estas elecciones serán las de la revancha. La izquierda controla 60 departamentos contra 41 para la derecha. Invertir esa situación es la prioridad para formación cuyo principal dirigente es el ex presidente Nicolas Sarkozy. La idea de esta derecha es no solo reivindicar su papel de primer partido de oposición sino obtener como trofeo algunos de los departamentos emblemáticos controlados por la izquierda. La Corrèze, bastión del presidente, François Hollande, o el departamento de la Essone, terreno donde gobernó el primer Ministro, Manuel Valls podrían pasar a manos de la derecha. Perder más de 30 departamentos representaría una verdadera debacle política para el PS.

Salvar "los muebles" o lo que queda

Todos los análisis coinciden en que esta será una derrota histórica para el PS. El problema para esa formación es que el resultado se convierta en tragedia. La derecha agrupada en torno al UMP logró acordarse para dejar en suspenso sus múltiples divergencias, lo que le permite concurrir a este escrutinio de manera unificada. No sucede lo mismo con el PS, dividido y en algunas ciudades al borde de la ruptura. Un sondeo de la encuestadora Ifop publicado el domingo 15 otorga al PS sólo un 19% de los votos. Frente a esa sombría perspectiva el primer Ministro Manuel Valls ha decidido auto designarse principal opositor del FN, lo que explica el pase de armas que la semana pasada tuvo con la diputada frentista Marion-Marechal-Le Pen en la Asamblea Nacional, a la que prometió "llevar hasta el final" su campaña de "estigmatización" del partido xenófobo. Valls recorrerá esta semana varios de los departamentos donde su formación es dada como perdedora.

Los últimos bastiones del PCF

La caída de la popularidad del PS no se ha traducido en un crecimiento de las otras opciones de izquierda. El Partido Comunista (PC) llega a estas elecciones en situación de gran debilidad. Los dos departamentos que aún conserva, la Seine-Saint-Denis y Val-de-Marne podrían pasar a manos de la derecha. "Si la Seine-Saint-Denis cae, será el acontecimiento, el símbolo de la reconquista y de la deriva de la izquierda", previno Luc Chatel, ex ministro del anterior gobierno de derecha. "De Val-de-Marne partirá la gran victoria para la reconstrucción de Francia", proclamó por su parte el ex presidente Sarkozy. En las últimas elecciones la derecha ganó 26 de las 47 ciudades de ese departamento.

El Frente de Izquierda es acreditado de entre 6 y 7% de los votos, las diversas izquierdas de 5% y la organización Europa Ecología - los Verdes (EELV), de apenas 3%. No hay duda que el escenario político francés cambiará sustancialmente a partir del mes de abril.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.