Saltar al contenido principal
Francia/Elecciones departamentales

La derecha festeja, el Frente Nacional se arraiga y la izquierda resiste

Nicolas Sarkozy y su partido UMP se impusieron en la primera vuelta de las elecciones departamentales del 22 de marzo de 2015.
Nicolas Sarkozy y su partido UMP se impusieron en la primera vuelta de las elecciones departamentales del 22 de marzo de 2015. AFP PHOTO / DOMINIQUE FAGET
Texto por: Alejo Schapire
3 min

La oposición conservadora liderada por el ex presidente Nicolas Sarkozy superó a la extrema derecha de Marine Le Pen, que obtiene uno de cada cuatro votos, y al gobernante Partido Socialista, cuya derrota es menos dramática de lo pronosticado para esta primera vuelta de las elecciones departamentales. Pese al progreso del Frente Nacional, que no logró convertirse en la fuerza más votada, Sarkozy se niega a llamar a votar por los socialistas en los duelos que mantenga con la ultraderecha el próximo domingo.

Anuncios

La alianza conservadora del partido derechista UMP y los centristas, liderada por el ex presidente Nicolas Sarkozy, se colocó este domingo a la cabeza de la primera vuelta de las elecciones departamentales celebrada este domingo.

La UMP y sus aliados centristas UDI y MoDem cosechaban el 30,32% de los votos, el Partido Socialista y sus aliados el 21,31%, mientras el Frente Nacional se ubicaba en segundo lugar con el 25,97% de los sufragios, lo supone un mayor apoyo que en las últimas elecciones europeas, cuando obtuvo su récord histórico de 25, 47%.

La primera sorpresa de la velada electoral fue que, pese a lo que anunciaban los sondeos, el Frente Nacional no obtuvo el primer lugar, lo que le hubiera permitido presentarse como el principal partido de Francia. Sin embargo, el Frente Nacional logra implantarse, llegando a la cabeza en 43 de los 98 departamentos concernidos en estas elecciones.

La segunda sorpresa fue la victoria de las fueras conducidas por Sarkozy, quien capitaliza su estrategia de alianzas con el centro y, sobre todo, le permite al ex presidente un primer éxito tangible desde que regresó a la cabeza de la UMP.

“La alternancia está en marcha y nada la detendrá”, sostuvo Sarkozy, quien aspira a suceder al presidente François Hollande en 2017.

Por otro lado, Sarkozy se negó a llamar a hacer frente contra la extrema derecha. Afirmó que en los departamentos en que los candidatos de la UMP no pasen a la segunda vuelta, su partido "no llamará a votar ni por el Frente Nacional ni por la izquierda".

En cuanto a los socialistas en el poder, estimaban que la derrota podría haber sido peor y llamaron a una movilización para la segunda vuelta. El primer ministro Manuel Valls se felicitó públicamente que tras la primera vuelta el Frente Nacional "no es el primer partido político de Francia" y consideró que el resultado del a mayoría gubernamental es “honroso”.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.