Saltar al contenido principal
Francia hoy

Las cantinas escolares en Francia

Audio 10:33
Una cantina escolar.
Una cantina escolar. D.R
Por: Paula Estañol

Dicen que el gusto por la gastronomía de los franceses empieza en las cantinas escolares.  Pero habría que empezar por saber si se logra que a los chicos les gusten las espinacas y los repollitos de Bruselas. Independientemente de ello, los comedores de escuelas y liceos  son una verdadera institución de la república francesa, casi tan antigua como la educación obligatoria. Hoy se encuentran en el centro de un debate, debido a una polémica de caracter político, que de culinaria tiene muy poco.

Anuncios

Hace pocos días el expresidente Nicolás Sarkozy dijo que se oponía a que en las cantinas escolares  se sirvieran almuerzos de sustitución. Se refería a la posibilidad de que se confeccionaran menús alternativos para los niños musulmanes, a quienes su religión prohibe comer cerdo.

De esta manera, las cantinas y los almuerzos escolares salieron a colación. Pero cómo funcionan y qué comen los niños franceses en sus cantinas. Para empezar los menús son  elaborados por nutricionistas, a fin de garantizar un equilibrio en las comidas.

Jules Ferry decretó la obligatoriedad de la escolaridad en 1880 y dos décadas más tarde ya había en París 395 cantinas escolares. En 1867 ya se había creado en la capital francesa  la Caisse des Ecoles, la Caja de las Escuelas, órgano que hizo posible el financiamiento público de los comedores escolares. Desde aquel entonces las cosas han evolucionado. Las municipalidades se encargan hoy de administrar las cantinas.

Uno de los objetivos de las cantinas es lograr que los niños desarrollen el paladar, que amplíen su gusto, sus horizontes culturales, y aprendan una lección que puedan aplicar en sus casas. Pero con frecuencia el modelo de la cantina no se logra aplicar en los hogares.

Pero tal vez el gran desafío de la cantina sea educar el gusto de niños y adolescentes para que coman con placer alimentos nutritivos, pero no siempre apetitosos. Al mismo tiempo, también hay todo un aprendizaje social, de convivencia, de tolerancia.

De allí que el tema de los menús de sustitución en la cantina sea de tanta actualidad. En especial porque un alcalde de derecha decidió eliminarlos en su circunscripción, generando una enorme controversia.  Las asociaciones de padres se pronuncian por conservarlos, no solo para los niños musulmanes, sino también para los vegetarianos o los alérgicos al gluten o a otros componentes de los alimentos. 

Cada casa es un mundo, dice el refrán popular, que bien podría aplicarse a las cantinas escolares.

Entrevistados: Laetitia Henry, nutricionista; Alejandro, padre de una niña en edad escolar; Rodrigo Arenas, portavoz de una de las asociaciones de padres más importantes de Francia; Xavier Huguet, psicólogo español experto en nutrición.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.