Saltar al contenido principal
Francia/Cop21

Doce días para salvar el planeta Tierra

El presidente estadounidense Barack Obama es recibido por el canciller francés Laurent Fabius, el 30 de noviembre d e2015 en Le Bourget.
El presidente estadounidense Barack Obama es recibido por el canciller francés Laurent Fabius, el 30 de noviembre d e2015 en Le Bourget. REUTERS/Christian Hartmann
Texto por: RFI
3 min

A partir este lunes, 150 jefes de Estado y de Gobierno se reúnen en los suburbios de París con la ambición de lograr un acuerdo para limitar a un máximo de 2 ºC el calentamiento del planeta con relación a la media de la era preindustrial. A diferencia del fracaso de la cumbre de Copenhague en 2009, se respira un cauto optimismo, puesto que China y Estados Unidos -principales emisores de gases de efecto invernadero- pujan esta vez por un convenio.

Anuncios

Con París parcialmente paralizado por la organización del evento, empieza este 30 de noviembre la 21ª Conferencia del clima (COP21) en el parque de exposiciones de Le Bourget (al norte de la capital francesa).

Hasta el 11 de diciembre, representantes de 195 países y unas 40.000 personas acreditadas se abocan a conseguir un objetivo: dar a luz un acuerdo capaz de frenar el calentamiento global.

La cita empieza en un ambiente enrarecido, 17 días después de que París fuera golpeada por atentados yihadistas que dejaron 130 muertos. Después de un minuto de silencio, dirigentes de los cinco continentes, incluyendo a Barack Obama (Estados Unidos), Xi Jinping (China), Angela Merkel (Alemania), Dilma Rousseff (Brasil) o Enrique Peña Nieto (México) inaugurarán oficialmente el acontecimiento.

Cada líder tomará la palabra en discursos que no más de tres minutos para expresar su punto de vista de cara al desafío climático. (Siga la conferencia en directo por aquí)

El evento estuvo precedido este fin de semana por movilizaciones en los cinco continentes, que reclamaron un acuerdo capaz de frenar el calentamiento global.

En París, donde rige el estado de emergencia, hubo manifestaciones que desafiaron la prohibición oficial y una de ellas desembocó en incidentes violentos con la policía, que detuvo a dos centenares de personas.

De Copenhague a París

La cumbre del clima se presenta bajo mejores auspicios que la de 2009, con el fracaso de la cita en Copenhague. En esta oportunidad, China y Estados Unidos
-los dos principales emisores de gases de efecto invernadero- sí pujan esta vez por un acuerdo.

En sentido contrario pesa la divergencia de intereses de países industrializados, economías emergentes y naciones más pobres, potencias petroleras o estados insulares del Pacífico amenazados de desaparición.

Otra dificultad es la naturaleza jurídica del acuerdo de París. Estados Unidos dijo que aceptaría "un acuerdo híbrido", cuyo carácter vinculante se aplicaría al seguimiento de lo prometido pero no a su realización concreta.

Finalmente, en el delicado tema de los daños padecidos por los países del
Sur a causa del cambio climático, los norteamericanos se niegan a una compensación fundada en una responsabilidad histórica de los países ricos en materia de emisiones de carbono.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.