Francia hoy

Por qué se radicalizan jóvenes como los que atacaron Charlie Hebdo hace un año

Audio 14:01
Jóvenes, yihadistas y franceses: Cherif y Saïd Kouachi, Amedy Coulibaly (de izquierda a derecha).
Jóvenes, yihadistas y franceses: Cherif y Saïd Kouachi, Amedy Coulibaly (de izquierda a derecha). securité.interieur.gouv.fr/ AFP PHOTO / FRENCH POLICE

Francia descubría con estupor hace un año que los dos terroristas que atacaron Charlie Hebdo eran jóvenes franceses. Diez meses después, otros jóvenes yihadistas franceses participaron en la masacre de 130 personas en París. ¿Por qué se radicalizan esos jóvenes? RFI planteó la pregunta a varios expertos.

Anuncios

Los servicios de inteligencia de Francia estiman que más de 1500 combatientes de la organización Estado Islámico o Daesh son de origen francés. ¿Cómo se convierten estos franceses en yihadistas?

Ésa es la pregunta que se hace la madre de uno de ellos que fue enrolado por el grupo Estado Islámico para combatir en Siria: ‘¿Qué se le atravesó por la cabeza a mi hijo?’.

Contestar esta pregunta es fundamental para la sociedad francesa cuando se cumple el primer aniversario de los atentados en el semanario satírico Charlie Hebdo cometido por los hermanos yihadistas Said y Cherif Kouachi en el que murieron once personas, y en el supermercado kósher. En total 17 personas murieron en esa fecha, incluyendo las víctimas del ataque de Amedy Coulibaly en un supermercado kósher. 

Hace casi dos meses, además, varios ataques en París contra restaurantes y la sala de concierto Bataclan causaron 130 muertos.

Los yihadistas europeos vienen de Francia y Bélgica

En Europa, el enrolamiento de jóvenes en las filas yihadistas afecta principalmente a franceses y belgas. Bélgica es el segundo país europeo que más contribuye a engrosar las filas yihadistas.

¿Por qué unos jóvenes de clase media dejan las comodidades que brinda la sociedad europea para sumarse a una organización que practica masacres, decapitaciones y atentados, entre otras atrocidades?

Saliha Ben Ali, una madre belga, contó a RFI la radicalización ideológica de Sabri, su hijo. Ésta empezó en 2013.

"Sabrí dejó de ir a clases y de hacer deporte. No quería ver a sus amigos. Frecuentaba varias mezquitas para que le enseñaran el Islam ‘correctamente’, como él decía. Pero lo rechazaron porque el imán no tenía tiempo para él o porque no hablaba francés. Por desgracia, cayó en manos de predicadores salafistas, peligrosos, que incitaban al odio. Sus discursos eran intolerantes y contrarios a la democracia”.

Sabri tenía 19 años en agosto pasado, cuando se unió a las filas del grupo Estado Islámico. Murió cuatro meses después.

Crisis de identidad, rebelía, debilidad emocional 

“Todo ha sido muy rápido. En dos meses y medio, mi hijo empezó a rezar y se fue para Siria”, dijo Saliha en entrevista telefónica a RFI. Ella se dedica actualmente a hacer prevención en las escuelas con el propósito de contrarrestar el discurso que preconiza Daesh en las redes sociales.

Según varios expertos que han estudiado de cerca los perfiles sociales y sicológicos de los yihadistas europeos, varios factores los incitan a combatir con Daesh o Al Quaeda. Entre otros, una crisis de identidad, un deseo de rebeldía y una debilidad emocional.

Para combatir este fenómeno, varios países europeos como Francia, España y Bélgica crearon plataformas telefónicas gratuitas para que los padres puedan alertar a las autoridades y recibir consejos. Las autoridades francesas recibieron más de 7000 señalamientos de casos de radicalización.

Los padres de familia pueden también pedir ayuda a una organización que propone un método de "desradicalización" de los jóvenes. Dounia Bouzar es la fundadora de esta organización, el Centro de Prevención de los Excesos Sectarios del Islam (CPDSI). Ella detalló a RFI el contenido de su método.

Para combatir la radicalización, activar ciertos recuerdos

“Nosotros nos hemos ocupado del seguimiento de un millar de jóvenes. Nuestro método se basa en los sentimientos. Los predicadores fracturan el individuo, le quitan sus fundamentos afectivos e ideológicos, así como sus recuerdos”, sostiene.

La mayoría de los jóvenes tienen un promedio de edad entre 12 y 25 años. Bouzar sostiene que con los padres se han dado cuenta de que “podemos apelar a los recuerdos de la infancia que siguen en el inconsciente ya que toda persona ha recibido gestos de ternura y tiene recuerdos de fiestas familiares. Cuando reactivamos esos recuerdos, se produce algo casi mágico. La mayoría de los jóvenes son sensibles a ese método”, precisa Bouzar.

Entrevistados:

-Saliha Ben Ali, fundadora de la ONG para prevenir la radicalización Save Bélgica y madre de un joven de 19 años que murió en Siria en 2013 tras haber combatido en las filas de los yihadistas.

-Carola García-Calvo, investigadora del Real Instituto El Cano (España) y especialista en radicalización de los jóvenes.

-Dominique Bons, vicepresidenta de “Syrie Prévention Famille”, red francesa de apoyo a las familias afectadas por casos de radicalización y madre de un joven que murió en Siria en 2014.

-Dounia Bouzar, antropóloga y abogada francesa, directora y fundadora del Centro de Prevención de los Excesos Sectarios del Islam (CPDSI), en París.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas