Refugiados en Francia

La justicia francesa valida la evacuación de la 'jungla' de Calais

Familias originarias de Siria o Irak encontraron refugio en la "jungla" de Calais. Alí vive con su mujer, sus tres hijos y su hermano.
Familias originarias de Siria o Irak encontraron refugio en la "jungla" de Calais. Alí vive con su mujer, sus tres hijos y su hermano. Alice Pozycki

El Tribunal admnistrativo de Lille, en el norte de Francia, rechazó este jueves el recurso presentado por varias asociaciones que se oponen al desmantelamiento del campamento improvisado de refugiados de Calais. La medida concierne a 1.000 personas, según el gobierno. Las organizaciones humanitarias denuncian que se expulsará del lugar a más del triple. 

Anuncios

Construido en las dunas, cerca del puerto de Calais (norte de Francia), las precarias cabañas de esta inmensa villa miseria albergan al menos 3.700 inmigrantes, según las autoridades, pero más según las asociaciones que los ayudan.

Los refugiados instalados en la "jungla", como se conoce al campamento, procedentes en su mayoría de Siria, Afganistán y Sudán, quieren pasar a Inglaterra y muchos tratan de hacerlo subiendo clandestinamente a los camiones que circulan entre los dos países a través de los ferris o del túnel del Canal de la Mancha.

El gobierno francés quiere reducir a 2.000 personas la población del campamento, principal problema en materia de migración de Francia, país relativamente poco concernido por el gran flujo de refugiados que llegan a Europa en los últimos tiempos.

"No podemos aceptar que una villa miseria siga siendo levantada en las puertas de Calais", declaró el martes pasado el primer ministro Manuel Valls, agregando que hay que "dar una respuesta humanitaria a esta situación", porque los inmigrantes viven en condiciones "indignas".

La prefectura quiere trasladar entre 800 y 1.000 migrantes a centros de albergue en distintas ciudades de Francia. Pero, según las asociaciones, la parte sur del campamento albergaría en realidad a mucha más gente. "3.450 personas, entre ellos 300 menores solos", según la ONG británica Help Refugees. Y muy pocos de ellos aceptan irse.

"Se trata de una violación de los derechos fundamentales de los migrantes. Las soluciones propuestas no están adaptadas en absoluto a sus necesidades. Tienen que poder permanecer aquí hasta que se encuentren otras soluciones", sostienen las asociaciones que defienden a los migrantes del campo. (AFP)

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas