Saltar al contenido principal
FRANCIA

Polémica en París por orinales ecológicos al aire libre

Un hombre orina en un 'uritrottoir' en la Isla Saint-Louis mientras pasa un barco por el Sena.
Un hombre orina en un 'uritrottoir' en la Isla Saint-Louis mientras pasa un barco por el Sena. Thomas SAMSON / AFP
Texto por: Marilyne Buda
3 min

Con la voluntad de poner freno a la gente que orina en la calle, París experimenta los orinales al aire libre. Sin embargo, estos pequeños rectángulos rojos han indignado a parte de la población capitalina.

Anuncios

Las autoridades parisinas han instalado cuatro uritrottoirs (una contracción de "orinales" y "veredas") en las calles de la capital, una iniciativa ecológica que ha desatado la polémica estos últimos días.

'Ver a la gente mear en la calle, qué delicia para los ojos...'

Un objetivo ecológico que pasa desapercibido

La idea es que se aprovechen los nutrientes en los desechos para producir compost para parques y jardines. "Se almacena la orina con materia seca [paja] que puede luego ser transformada en compost", explicó Laurent Lebot, uno de sus diseñadores, a la AFP.

Sin embargo, a pesar de su papel ecológico y que no despiden olores desagradables, muchos parisinos muestran su descontento con la iniciativa. Las nuevas instalaciones han sido calificadas de "feas", "horrorosas" o "impúdicas", sobre todo por la gente que reside en los barrios donde se encuentran.

París experimenta los 'uritrottoirs':

Por ahora, se han colocado cuatro: junto a la Estación de Lyon, en el boulevard de Clichy, en la Plaza Tino-Rossi y en la Isla Saint-Louis, el que más polémica ha generado por estar en un barrio muy turístico.

Paola Pellizzari, que trabaja el lado del Hotel de Lauzun en la Isla Saint-Louis, estimó que “con estas cosas París se ridiculiza” y se mostró preocupada por la idea de que los nuevos orinales "inciten al exhibicionismo".

Los 'uritrottoirs' buscan hacer frente al problema de la orina en las calles de la capital francesa.
Los 'uritrottoirs' buscan hacer frente al problema de la orina en las calles de la capital francesa. Thomas SAMSON / AFP

Los uritrottoirs, ¿un dispositivo sexista?

El alcalde del distrito, Ariel Weil, afirma que estos dispositivos son necesarios. Fueron instalados en puntos de la capital donde el problema de las personas que orinan en lugares públicos es más preocupante. “Si no hacemos nada, entonces los hombres van a orinar en las calles", dijo, pero se mostró dispuesto a ubicarlos en otro sitio si siguen las quejas.

La polémica también gira en torno al hecho de que los uritrottoirs sean sólo para hombres. El tuitero Erik denuncia en Facebook el hecho de que las mujeres tienen que encontrar baños y pagar, mientras que los hombres pueden orinar gratuitamente en medio de la calle:

Por otra parte, según dijo la feminista Gwendoline Coipeault a Reuters: "Subyace una concepción sexista: los hombres no pueden controlarse a sí mismos y, por lo tanto, toda la sociedad tiene que adaptarse".

Los turistas entrevistados hasta ahora no parecen ofenderse por la iniciativa, que encuentran graciosa y hasta cómoda. Queda por saber si los varones parisinos pensarán lo mismo.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.