Saltar al contenido principal
Francia

Benalla explica a senadores por qué portaba un arma sin ser escolta de Macron

Alexandre Benalla en la Comisión del Senado, 19 de septiembre 2018.
Alexandre Benalla en la Comisión del Senado, 19 de septiembre 2018. REUTERS/Charles Platiau
Texto por: RFI
2 min

Alexandre Benalla, excolaborador de Macron cuyo video golpeando manifestantes desató un escándalo político en julio, se presentó ante una comisión del Senado francés para explicar su rol preciso al lado del presidente. El caso ha empañado la imagen de Macron cuya popularidad ha venido cayendo en picada desde entonces.

Anuncios

Las imágenes del responsable de seguridad de la presidencia francesa golpeando manifestantes datan del primero de Mayo pero la identidad de Alexandra Benalla solo fue divulgada a mediados de julio por Le Monde.

En ese momento estalló el escándalo político. Benalla, uno de los responsables de seguridad del Elíseo con escasos 26 años, portaba casco e insignias de la policía sin que tuviera ningún cargo oficial en la policía, lo que motivó su posterior inculpación.

Hace unos días, Benalla se había negado a presentarse ante los parlamentarios arguyendo que ya había una investigación en curso. Incluso llamó “pequeño marqués” a Philippe Bas, presidente de la Comisión del Senado que lleva a cabo la investigación sobre el caso y miembro del opositor partido de derecha Los Republicanos.

Al comenzar este miércoles su audiencia, Benalla pidió excusas a Bas. Pero Benalla no ha guardado perfil bajo. Reconoció por ejemplo que su tarjeta de entrada a la Asamblea Nacional fue un “capricho personal” para acceder al gimnasio y la biblioteca.

Al día siguiente de la manifestación, y mucho antes de que el caso se hiciera público, Benalla fue suspendido de su cargo durante dos semanas y luego, a su regreso, se le comunicó que seguiría participando en los viajes oficiales del presidente. “Lo tomé muy mal, para mí fue como una humillación”, comentó.

Benalla también precisó un punto que va contra la idea que se había hecho una parte de la opinión sobre su papel al lado del presidente.

Benalla temía por su seguridad

“Nunca fui el escolta de Emanuel Macron. Yo hacía la conexión entre el candidato y varias personas. Mi tarea era la organización general de la seguridad pero yo no era escolta de Emanuel Macron y nunca lo he sido”.

Pero entonces, si nunca fue escolta de Macron, ¿por qué portaba un arma?, se preguntó Bas. Benalla explicó a los senadores que era para garantizar su propia seguridad, no la del presidente. Su trabajo al lado del mandatario lo exponía según él a numerosas amenazas que no quiso, sin embargo, precisar.

El caso Benalla marcó el inicio de la caída en picada de la popularidad Macron, una tendencia que las declaraciones de hoy muy probablemente acentuarán.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.