Francia

Macron anuncia que gravará el carburante en función de cotización del petróleo

Macron no renunciará a subir las tasas a los carburantes a pesar de las protestas.
Macron no renunciará a subir las tasas a los carburantes a pesar de las protestas. Captura de vídeo

El presidente francés anunció este martes una “gran concertación” en los próximos tres meses para abordar la transición ecológica, en respuesta a las protestas de los “chalecos amarillos”. Al principal reclamo del movimiento contra el alza del impuesto al carburante, el mandatario respondió que no renunciaba al aumento, pero que el gravamen del combustible fluctuaría en función de la cotización del oro negro en los mercados internacionales.

Anuncios

Tratar al mismo tiempo el problema del fin del mundo y el de llegar a fin de mes: en estos términos resumió este martes el presidente francés la problemática que enfrenta Francia, enfrascada en un pulso entre la política ecológica del gobierno, que no renuncia a un alza de los impuestos sobre los carburantes, y los “chalecos amarillos”, que protestan contra el aumento.

En un discurso de una hora, que estaba inicialmente previsto para tratar los grandes lineamientos de la política energética del gobierno frente al desafío del calentamiento global, el jefe de Estado respondió a los reclamos del movimiento de los “chalecos amarillos”, que se manifiesta desde hace diez días en Francia contra el alza de los impuestos sobre los carburantes.

"Debemos escuchar las protestas de alarma social, pero no debemos hacerlo renunciando a nuestras responsabilidades para hoy y mañana porque existe también una alarma medioambiental", dijo el mandatario francés en un discurso en el Palacio del Elíseo.

Macron acusó a los gobiernos precedentes de no haber preparado la transición energética y alentado el uso del diésel, al tiempo que reconoció la legitimidad del malestar de quienes estiman que los sectores con menores recursos, dependientes del automóvil para trabajar, son quienes hoy más se encuentran penalizados.

Sin “renunciar” a las ambiciones de su política en materia de Ecología, Macron anticipó que los impuestos a los carburantes se adaptarían entonces a la fluctuación de la cotización del precio del petróleo en los mercados internacionales. "Debemos adaptar el alza de este impuesto en función del mercado del petróleo", apuntó.

Además, prometió reforzar el subsidio estatal al cambio de automóvil por un vehículo nuevo que consuma menos.

Por otro lado, Macron anunció su voluntad de cerrar 14 de los 58 reactores nucleares franceses en funcionamiento para 2035, entre cuatro y seis de los cuales antes de finales de 2030.

En términos más generales, el presidente francés anunció una “gran concertación de terreno sobre la transición ecológica y social” que debe permitir “en los tres próximos meses” de responder a los reclamos de los “chalecos amarillos”, elaborando “soluciones”, “métodos de acompañamiento”.

"Esta gran consulta de campo sobre la transición ecológica y social tendrá como misión (...) construir este nuevo modelo económico, social y territorial que necesitamos, construirlo aportando soluciones y métodos de apoyo", dijo Emmanuel Macron, presentando al Elíseo las grandes decisiones del Programa Multianual de Energía.

"No quiero sumar a la desigualdad de ingresos generada por la globalización la desigualdad de nuestros conciudadanos que trabajan o han trabajado en la transición ecológica”, sostuvo.

"Me niego a que la transición ecológica acentúe las desigualdades entre territorios y dificulte aún más la situación de nuestros conciudadanos que viven en zonas rurales o periurbanas", dijo.

En un gesto hacia el movimiento de protesta, el gobierno anunció por último que los representantes de los “chalecos amarillos” serán recibidos por el ministro de la Transición Ecológica, François de Rugy.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas