Saltar al contenido principal
Francia

Chalecos Amarillos: las mujeres también quieren hacerse oír

Unas 200 mujeres de los "chalecos amarillos" marcharon por París, el 20 de enero de 2019
Unas 200 mujeres de los "chalecos amarillos" marcharon por París, el 20 de enero de 2019 Eric FEFERBERG / AFP
Texto por: RFI
3 min

Dos semanas después de su primera movilización, las mujeres de los "chalecos amarillos" organizaron una nueva marcha el domingo 20 de enero. Objetivo: dar una imagen positiva del movimiento y denunciar las injusticias sociales que afectan a las mujeres.

Anuncios

Eran unas 200 en las calles de París. El domingo, un día después del Acto X, marcharon desde la Torre Eiffel hasta la Plaza de la Bastilla. Algunas habían escrito en sus chalecos "madres enojadas", otras llevaban la gorra frigia. Al igual que el 6 de enero, fecha de su primera edición, la convocatoria de una "marcha de las mujeres" se extendió por toda Francia.

"Es mucho más difícil estigmatizar un movimiento de mujeres, estigmatizarlo como racista, extremista, xenófobo, homófobo. No ‘coincide’. Así que también estamos aquí para romper esta imagen que el gobierno trata de dar de nuestro movimiento", explica Laetitia Dewalle, portavoz de los "chalecos amarillos" de la Val d'Oise (al norte de París).

Injusticia social

Además de las principales reivindicaciones de los "chalecos amarillos", las manifestantes quieren señalar "la injusticia social que afecta a las mujeres". "Nosotras, los ciudadanas, hemos decidido hacer una (marcha), para que no seamos olvidadas", continúa Laetitia Dewalle.

"Estas mujeres jubiladas que se encuentran con que no tienen ni siquiera 500 euros para vivir al mes, a las que el presidente les dice: es porque no has trabajado toda tu vida, abuelita. Ese es un razonamiento que no es posible. Tienen que elegir entre trabajar o quedarse en casa para cuidar de los niños. En ninguno de los dos casos tienen los medios para vivir", dice la "chaleco amarillo" del Val d'Oise.

"Estamos aquí para recordarles que existen estas condiciones. Sin ser un movimiento feminista, somos un movimiento que muestra la injusticia social hacia las mujeres", dice Laetitia Dewalle.

En toda Francia

Fueron un centenar en Metz, 200 en Douai (norte) y cerca de 300 en Saint-Brieuc (noroeste), donde las mujeres a la cabeza de la procesión llevaban falsos rastros de heridas en la cara para simbolizar los "golpes del gobierno" y denunciar la "violencia policial" en anteriores manifestaciones.

El mismo mensaje se escuchó a Lorient (noroeste), donde había un centenar de ellas para denunciar: "la policía en todas partes, la justicia en ninguna parte". En Burdeos (sudoeste), 120 personas, según la prefectura, mujeres y hombres, iniciaron el desfile. En Toulouse (sur), unas 130 personas, entre ellas algunos hombres, marcharon tranquilamente el domingo por la mañana, el día después de una marcha récord que reunió a unas 10.000 personas.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.