Francia

Los ‘pañuelos rojos’ marchan en respuesta a los ‘chalecos amarillos’

"No toques mi república", era uno de los lemas que podía verse en la manifestación de los "pañuelos rojos" este domingo 27 de enero de 2019 en París.
"No toques mi república", era uno de los lemas que podía verse en la manifestación de los "pañuelos rojos" este domingo 27 de enero de 2019 en París. Alain JOCARD / AFP

Más de 10.000 manifestantes se concentraron este domingo en París con la consigna de defender la democracia y las instituciones republicanas frente a los hechos de violencia registrados durante las marchas de los “chalecos amarillos”.

Anuncios

Un día después de una nueva jornada de movilización de los “chalecos amarillos”, fue el turno de salir a escena de los “foulards rouges”, los “pañuelos rojos”. Unas 10.500 personas, según las autoridades francesas, marcharon en París con, como consigna, "defender la democracia y las instituciones" frente a la violencia en las protestas de los "chalecos amarillos" estas últimas semanas.

Bajo el frío y la lluvia, los manifestantes cambiaban con banderas francesas y algunas europeas, al grito de "Sí a la democracia, no a la revolución". Algunos de ellos lucían camisetas con mensajes como "Me gusta mi república" o "Stop a la violencia".

La afluencia es conforme a lo que esperaban los organizadores de esta "Marcha republicana de las libertades", que aspiraban a contar con una participación mínima de 10.000 personas.

Según Laurent Soulié, de 51 años, organizador de la marcha, los "pañuelos rojos" responden a un llamado de la "mayoría silenciosa que está escondida en su casa desde hace 10 semanas".

"Queremos movernos libremente, trabajar libremente. Estoy desempleada y todos los puestos que estaba solicitando han sido congelados. Estoy convencida de que debemos restablecer el crecimiento en Francia y no es mediante el bloqueo como podremos salir de él. Denuncio la violencia. Es totalitarismo: si no sacas el chaleco amarillo, no pasas, si no firmas una petición no pasas", denunciaba en la marcha Myriam, 52 años, que hizo el viaje desde Aix-en-Provence (sudeste)

"La democracia está en peligro hoy en día, existe el riesgo de desafiar a nuestras instituciones con personas que hagan oír su voz y la masa silenciosa no lo está haciendo. Los ‘chalecos amarillos’ son representativos de una minoría y la mayoría a menudo permanecen en silencio, por lo que a veces es necesario demostrarlo. Lo hago muy raramente, pero ahora creo que es necesario”, afirmaba Jean-Pierre, un ejecutivo de 66 años.

Marie-Line, de 62 años, enfermera de las afueras de París, asegura que "no está en contra de la idea original (de los "chalecos amarillos") de protestar un poco", pero ahora quiere decir "stop a la violencia verbal o física".

Oficialmente, la manifestación no era ni pro Macron y anti “chalecos amarillos” y el gobierno trató de desmarcarse de la iniciativa. Sin embargo, una veintena de diputados oficialistas estuvieron presentes.

La marcha culminó en la Plaza de la Bastilla, donde los manifestantes fueron acogidos por una quincena de “chalecos amarillos” que los esperaban con dos carteles: “Macron Destitución” y ‘Ya todo está en llamas”.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas