Saltar al contenido principal
FRANCIA

Critican al gobierno francés tras destrozos en París en sábado ‘amarillo’

El famoso restaurante Fouquet's en llamas, este 16 de marzo de 2019 en los Campos Elíseos, París.
El famoso restaurante Fouquet's en llamas, este 16 de marzo de 2019 en los Campos Elíseos, París. REUTERS/Benoit Tessier
Texto por: RFI
4 min

Después de los violentos incidentes y desmanes que se produjeron el sábado 16 durante la manifestación de los chalecos amarillos en los Campos Elíseos, el gobierno de Emmanuel Macron recibió una ola de críticas de la oposición y en las redes sociales. Dos preguntas destacan: ¿qué hace el gobierno?, y ¿quiénes son los vándalos?

Anuncios

Tiendas saqueadas, kioscos de diarios destrozados, un banco incendiado, el lujoso restaurante Fouquet’s destruido… Este sábado 16 de marzo, los daños fueron considerables en la conocida avenida de los Campos Elíseos. En esta jornada de protestas de los “chalecos amarillos”, se colaron unos 1.500 vándalos.

¿Quiénes son los vándalos?

Para el sociólogo Erwan Lecoeur, entrevistado por RFI, hay dos grandes tendencias en estos grupúsculos ultraviolentos: “La primera tendencia son los black blocs, que vamos a llamar grupos anticapitalistas, que a veces se juntan en una manifestación, actúan muy rápido y generan una estrategia de tensión hacia las fuerzas del orden y de todo lo que consideran como emblemas del capitalismo: bancos, grandes restaurantes, etc.”.

Además, “tenemos a grupúsculos de extrema derecha que son claramente instalados en este movimiento desde el principio. Se les reconoce porque tienen banderas, emblemas, símbolos, están la Acción Francesa, Civitas, identitarios... Hay también una tendencia cada vez más conocida, conspiracionista y antisemita, con gente como Alain Soral”.

Pero el sociólogo añade a un tercer grupo de personas entre los vándalos: “También hay en estas manifestaciones, ‘chalecos amarillos’ radicalizados, que consideran que la violencia es la única manera para que se les escuche, y que son en general desesperados porque tienen la impresión de que el movimiento se debilita mientras no obtuvieron lo que querían, y se dejan llevar por estos grupúsculos”.

El pasado 12 de marzo, el Parlamento francés adoptó la ley antivándalos, impulsada por el gobierno de Emmanuel Macron, y que aún debe ser refrendada por el Consejo Constitucional.

Fuertes críticas al gobierno de Emmanuel Macron

La alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo, declaró al diario Le Parisien estar “realmente enojada“ por los incidentes: “Mi sentimiento es que deberíamos ser capaces de controlar una situación como la que acabamos de ver. Por ello, una vez más, espero explicaciones. Estamos en el corazón de una grave crisis social y política. Esas fracturas no pueden durar más. ¡Ya no podemos seguir así!”, dijo Hidalgo.

Por su parte, la presidenta del partido de extrema derecha Reagrupación Nacional, Marine Le Pen, tuiteó: “En París, los capuchas negras reemplazaron a los ‘chalecos amarillos’. Los Black Blocs destruyen, queman, violentan en total impunidad”.

En Facebook, el presidente de Los Republicanos (derecha), Laurent Wauquiez, culpó a Macron y al ministro del Interior Castaner, de haber “subestimado la violencia” y de no haber dado una “respuesta a la altura de la crisis”. “¿Por qué el presidente de la República se niega a prohibir las manifestaciones desde el principio, cuando hay temores de amenazas al orden público?”, recalcó Wauquiez.

El senador de Los Republicanos Bruno Retailleau afirmó asimismo que el presidente “les dio a los vándalos un permiso para romper”. Además, enfatizó Retailleau, quien lamentó que la ley antivándalos no sea aplicada aún, “lo más grave es que el gobierno no puede esconderse detrás de un ‘no sabía’. La semana pasada, yo mismo tuve informaciones que preveían que el fin de semana sería complicado”.

Mea culpa

El gobierno de Emmanuel Macron admitió este domingo “disfunciones” en el dispositivo de seguridad establecido el sábado en París. “El análisis de los eventos de ayer muestra” que el dispositivo “no fue suficiente para contener la violencia y evitar las acciones de los vándalos”, informó la oficina del primer ministro Edouard Philippe al término de una reunión extraordinaria. “Debemos asumir todas las consecuencias de estas fallas”, indicó.

Una tienda con los vidrios rotos, est sábado 16 de marzo en los Campos Elíseos, París.
Una tienda con los vidrios rotos, est sábado 16 de marzo en los Campos Elíseos, París. REUTERS/Benoit Tessier

Bajo el fuego de las críticas, el Ejecutivo se ve obligado a anunciar nuevas medidas de seguridad. Este lunes por la mañana, el premier Édouard Philippe, con el ministro del Interior Christophe Castaner y la ministra de Justicia Nicole Belloubet, presentarán al presidente Emmanuel Macron propuestas para reforzar la seguridad.

Mientras tanto, las redes sociales siguen siendo muy críticas, con fotos de la avenida de los Campos Elíseos en llamas junto a las del presidente esquiando en los Pirineos el sábado, antes de volver precipitadamente a la capital.

El presidente francés en una estación de esquí el 15 de marzo.
El presidente francés en una estación de esquí el 15 de marzo. AFP/Laurent Dard

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.